CARPE DIEM



Dentro de veinte años, lamentarás más las cosas que no hiciste, que las que sí hiciste. Así que, suelta amarras y abandona el puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. Explora. Sueña. Descubre.


domingo, septiembre 23, 2007

ENTRE ESOS TIPOS Y YO HAY ALGO PERSONAL















Hace unos días, la providencia me regaló dos entradas para el concierto de Serrat y Sabina en Sevilla. Yo solo tuve que arrimarle 80 euros. Y desde entonces, esa noche de música y sentimientos a partes iguales, forman parte de esas pequeñas cosas, como el primer beso, que ni el tiempo ni la ausencia pueden matar. Se quedan ahí, ancladas, masajeando nuestras neuronas.
Cada loco con su tema, o a la limón, como dijo el Nano, nos dieron las10 y las 11 y las 12 al andaluz, al catalán y a un coro de 7.000 voces, escalando juntos los problemas rutinarios. Nos inundaron con un tsunami de emociones, que tenía su epicentro entre sus gargantas y nuestros recuerdos.
Todos nos vemos en esos 19 días y 500 noches para olvidar, o conocemos al pelota de turno que asegura que lo que su jefe dice, siempre coincide con lo que él piensa, a cambio de 30 monedas más en la nómina. Puede que a esa basura con pantalones, se les una aquellos, que sólo por dinero, jueguen con cosas que no tienen repuestos. Puede que, por tantas verdades cantadas, entre esos dos tipos y nosotros, los mortales, haya algo personal. Durante casi 3 horas de concierto, la vida nos besó en la boca...
...tan bien lo hicieron, que llegas a pensar que aquello que co(a)ntaban en aquel espectacular escenario,(en el que hasta el mar hizo acto de presencia), era la vida de los miles de espectadores, que aquellos dos truhanes nos habían, usurpado, para devolvérnoslas, vestidas de canciones, a cambio de unos cuántos aplausos.
Uno prostático y el otro exborrachín , se mofaban públicamente de las secuelas de sus males. Joaquín y Joan Manuel se rieron de todo: de su gira internacional por Cataluña, de sus vicios indomables domados, del desamor, de las tabernas como el mejor de los refugios ( habrá que invitarles al próximo Congreso Tabernario, José María)... Entretanto, Lucía y Penélope, paseaban, por aquella pasarela de versos.
La terapia colectiva, se produce cuando oyes a miles de personas, que tararean tus soledades, tus desamores o los atropellos a que te somete el mundo. Entonces acabas comprendiendo que no tienes la exclusividad de nada, y que a todos, más que menos, nos preocupan y alegran las mismas historias. Y nos sentimos menos solos. Desde este afortunado encuentro de dos genios, habrá que modificar en los Tratados de Medicina la denominación del Síndrome de Stendhal( que es el aturdimiento que sufre una persona cuando es sometida a una sobredosis de belleza en un reducido espacio y tiempo), desde hoy le llamaremos Síndrome de Serrat y Sabina.
José Tomás, dinos como se hace, para que a este dúo que nos aligera el equipaje , también les indulte, forever, la parca, por mucho que, como tú, se arrimen ella.
(martinezmanolo63@hotmail.com)

1 comentario:

García Serrano dijo...

Ni una crónica de El Paíss, ni una crónica de El País...

(Serrano los vio por 25 euros. Que la pela es la pela...)

quizas te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...