CARPE DIEM



Dentro de veinte años, lamentarás más las cosas que no hiciste, que las que sí hiciste. Así que, suelta amarras y abandona el puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. Explora. Sueña. Descubre.


domingo, septiembre 16, 2007

LOS DIAS COMO CONEJOS


















Nuestras vidas , como conejos / nos llevan en ventolera
El criador , con grande enojo , / cuando en la vida nos mete ,
y nos suelta , para no quitarnos ojo ,
nos manda con billete de ida y vuelta “ ( Luis Garcia Montero)

No sé quién , ni como ; pero me han robado tiempo . Hace 30 años , perseguía ocupaciones que llenaran mis horas . Hoy , estoy a la caza y captura de cualquier minuto que atienda mis obligaciones. No sé, si fue una decisión política , un fenómeno atmosférico o una causalidad coyuntural… pero los días empezaron a menguar de forma inesperada , sin avisar. Hace 3 decenas de años ,cualquier día de verano,dormíamos hasta media mañana , desayunábamos con toda la parsimonia que daba el saber que tenías todo el tiempo del mundo para saborear un Cola-Cao. Salíamos a la calle, dónde no había quién nos quitase dos o tres partidos de fútbol seguidos , con sus prórrogas de desempate incluidas. Almuerzo para reponer fuerzas. Fuerzas, con las que joder la siesta a nuestros padres : brincando, cual cabra montesa de sillón en sillón , o voceando las muertes de indios multicolores a manos del Séptimo de Caballería en plástico , o girando el botón del volumen, del Telefunken de pantalla abombada , hasta el número cinco .
A la hora del té , desembocaba en nuestros estómagos , aquella bendita merienda en forma de media viena untada de una inmaculada nocilla blanca ; y la otra media , con colmo , de su antogonista , la nocilla negra. Ambas convivían juntas , que no revueltas, en aquellos vasos de cristal , que luego engrosaban la vajilla de diario.
Con un bigote de chocolate, nos recreábamos con las aventuras de los Hermanos Malasombra y los Chipiritiflaúticos , ( les hablo del Pleistoceno , claro).
Sobre las siete de la tarde , volvíamos al estadio empedrado , reconvertido ahora por necesidades del divertimento , en coso taurino , donde dábamos dos naturales y el de pecho a un seiscientos negro bragao . Luego , una hora de bolas, otra de lima , para rematar la noche persiguiendo al género femenino en forma de vecina .
Hoy , me levanto , desayuno ( si me da tiempo ) , y trabajo , laboro y brego , antes de irme a dormir . Y ahora que lo pienso , creo que he dado con el culpable , con el ladrón de bicicletas , con el autor del urto temporal . De nuevo atina el poeta granadino cuando confiesa :

“ Nuestras vidas , son los sobres que nos dan por trabajar , que es el morir “

(martinezmanolo63@hotmail.com )

1 comentario:

David dijo...

fenomenal repaso al pasado recordándonos a todos que el Lunes hay que ir a trabajá otra vé...
jeje.
Estupendo, Manolo.
Saludos.

quizas te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...