CARPE DIEM



Dentro de veinte años, lamentarás más las cosas que no hiciste, que las que sí hiciste. Así que, suelta amarras y abandona el puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. Explora. Sueña. Descubre.


domingo, octubre 19, 2008

LA CARMONA SOÑADA





















Hay gente que nunca está conforme con nada. Qué sinvivir. Quizás echen de menos seguir viviendo en aquel florido pensil. Nada les parece bien, y tires por dónde tires, saca la pega. Son los zarrapastrones de los impolutos ideales quienes propalan y rumorean tendenciosamente sin más fin que el medio. Puede que estén empadronados en Zenrude, aquella ciudad que describía Italo Calvino, y en la que era el estado de ánimo del que mira la ciudad, el que le daba forma a ésta. Así, decía el genial autor, si caminas con el mentón sobre el pecho, con las uñas clavadas en las palmas, tus miradas se enredarán en las alcantarillas, en las espinas de pescado, en los papeles sucios...
El mismo Italo ofrece la solución a estos sufridores con otra ciudad, Fedora, una metrópoli dueña de un palacio y en cuyos aposentos, había esferas de vidrio a las que se asomaban los ciudadanos y veían la Fedora que podría haber sido, la ciudad ideal que cada uno había soñado.
Dado el revisionismo perenne de algunos, no sería mala solución para edulcorar ese permanente litigio en el que se instalan, copiar los procedimientos de Fedora y llenar el Museo o La Casa de los Briones de bolas de cristal en las que pudiesen ver ,éstos, su Carmona soñada. Una Carmona por persona, tantas Carmonas como bolas de cristal nos quepan en nuestros palacetes. Parafraseo de nuevo a Italo: en estas Carmonas deseadas, unas encierran aquello que se acepta como necesario mientras todavía no lo es, y las otras, aquello que se imagina como posible y un minuto después deja de serlo.
Las críticas que barzonean delatan inmediatamente a sus padres, los galfarros.
Alguien dijo que la vida son tres palabras (como el bolero, ¿ lo diría Luis Miguel...? ) No, ahora con el buchito de menta-poleo ya encontré al autor, fue San Agustín el que enunció aquello de : Conócete, acéptate y supérate. Claro que por estos lares andan sueltos muchos disléxicos que han permutado el orden de la sentencia. Primero se superan, luego, si les quedan luces, se aceptan, y si acaso, puede que al final lleguen a conocerse a sí mismos. Son tres palabras....( póngales ustedes la musiquilla). En fin, abandonemos el circunloquio que acaba siendo un hábitat peligroso para los portadores – que no utilizadores- de neuronas, y digámoslo en castellano antiguo. Las soluciones siempre vienen arrimando el hombro, cooperando, con una crítica constructiva . En el consenso está la piedra filosofal, el hilo de Ariadna. Lo otro, la magia, es cosa de los Harry Potters de turno, ¿ hay alguno por aquí ?,porque de ser así ya tiene padre mi próximo voto .
( Postdata: me salen ñoños J, lo siento, es superior a mí.)

No hay comentarios:

quizas te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...