CARPE DIEM



Dentro de veinte años, lamentarás más las cosas que no hiciste, que las que sí hiciste. Así que, suelta amarras y abandona el puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. Explora. Sueña. Descubre.


domingo, febrero 01, 2009

POR FAVOR...UN NERUDA CON DOS TERRONES DE AZÚCAR.

A quién no escucha el mar en este viernes
por la mañana, a quién dentro de algo
casa, oficina, fábrica o mujer,
o calle o mina o seco calabozo
a éste yo acudo y sin hablar, ni ver
llego y abro la puerta del encierro
y un sin fin se oye vago en la insistencia...
( Pablo Neruda)

5 comentarios:

Serrano dijo...

es lo que siempre me ha jodido de la poesía culta: ni papa.

laportademanolomartinez dijo...

Doña Pito Piturra

Doña Pito Piturra
tiene unos guantes,
Doña Pito Piturra
muy elegantes.
Doña Pito Piturra
tiene un sombrero,
Doña Pito Piturra
con un plumero.
Doña Pito Piturra
tiene un zapato,
Doña Pito Piturra
le viene ancho.
Doña Pito Piturra
tiene toquillas,
Doña Pito Piturra
con tres polillas.
Doña Pito Piturra
tiene unos guantes,
Doña Pito Piturra
le están muy grandes.
Doña Pito Piturra
tiene unos guantes,
Doña Pito Piturra
¡lo he dicho antes!

Autora : GLORIA FUERTES

Una de las cosas que más aprecio de un amigo, aunque sea cibernético, es que me diga lo que piensa sin paños calientes.Tú sueles hacerlo, gracias. ¿Éste si lo entiendes,no...? La madre que te...
Besos y abrazos.

Serrano dijo...

¡Vaya vestuario que tiene la pobre Piturra!

Que cibernético lo será usted, querido portalero, yo soy de carne y hueso.

Muchos... saludos

karcomen dijo...

Y a este Neruda cuantos terrones le ponemos?

Tengo hambre de tu boca, de tu voz, de tu pelo
y por las calles voy sin nutrirme, callado,
no me sostiene el pan, el alba me desquicia,
busco el sonido líquido de tus pies en el día.

Estoy hambriento de tu risa resbalada,
de tus manos color de furioso granero,
tengo hambre de la pálida piedra de tus uñas,
quiero comer tu piel como una intacta almendra.

Quiero comer el rayo quemado en tu hermosura,
la nariz soberana del arrogante rostro,
quiero comer la sombra fugaz de tus pestañas

y hambriento vengo y voy olfateando el crepúsculo
buscándote, buscando tu corazón caliente
como un puma en la soledad de Quitratúe.


saludos

laportademanolomartinez dijo...

A ese, ni un sólo terrón,ni un aditivo. Así. En estado puro.Oxígeno para los sentidos. Gracias.

quizas te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...