CARPE DIEM



Dentro de veinte años, lamentarás más las cosas que no hiciste, que las que sí hiciste. Así que, suelta amarras y abandona el puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. Explora. Sueña. Descubre.


sábado, enero 30, 2010

EL SUPOSITORIO




















Después de cuarenta años de abreycierras anales e infernales , va y me dice una ATS que los supositorios se ponen al revés , con la puntita mirando al suelo y no al cielo, con el fin de ser absorbido y no proyectado . ¿ A ver quién me restituye a mi los daño moro-anales y quién indemniza mis diez mil ¡ ay...!.

Pues anda que no llevamos supositorios mal metidos los de mi generación , tantos como cosas hechas al revés . Vayan de muestra unos cuantos botones ( o supositorios ) . ¿ A quién de ustedes no le hincharon de Tío Quinito por hacerle ascos a la comida , claro , por aquellos años no se habían inventado todavía las transaminasas , pues alcohol para los infantes ...( Otro supositorio al revés...) . Hace poco recibí el correo de un conocido mío , sobre un artículo de Forges , en el que se especificaba que un padre de 1.979 cobraba 38.000 pesetas , y una vivienda del mismo año rondaba las 500.000 pesetas . Hoy el sueldo se ha incrementado un 750 % , pero es que el menú ha ascendido un 1650 % y las viviendas – agárrense – casi un 3000 % .

Las familias de mi infancia no tenían que hacer imposibles cuentas para adquirir una casa . La familia Monster , los Picapiedras ... , hasta los Ingalls consiguieron su Casa de la Pradera ....

Hoy los bancos nos bajan los pantalones , nos ponen sobre sus rodillas y nos meten 50 años de intereses con la puntita del sueldecito para adentro , y la ancha y resbaladiza de las millonarias viviendas , para empujar . Empujan , presionan y nos aprietan las dos nalgas, cerrándolas, como hacían nuestras madres para que nos expulsáramos el supositorio – en este caso , para que no depongamos ni una letra –

Pues como sigan sin darle la vuelta al supositorio , equilibrando sueldos y coste de vivienda , no tardará en llegar el fatídico momento , en que al liberarnos las ancas las manazas de los bancos, les vamos a llenar la cara de impagados diarreicos . Así que ustedes verán ...¿ seguimos poniendo los supositorios al revés ?

Pues relájate, relájate ... y ahí llevas otro proyectil resbaladizo : ( los precios de las cervecitas con tapas ) , y otro supositorio ( las comuniones convertidas en bodas ), y otro más ( el mal hábito de querer vivir como Dios, con sueldecitos de laicos...)

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hagamos cuentas, dividan 500.000 entre 38.000 y anoten resultado. Despues aumenten 38.000 en un 750% y lo mismo con las 500000 pero en un 1650 y vuelvan a dividir esas cantidades... ¿Un 3000? Poco mas del doble. Ahora eso si, ¿Quien se lleva ese "doble"? ¿Solo el albañil, solo el promotor, solo el Estado? ¿Quien?

Loles dijo...

Muy buen pos, con lo de los Supositorios, me he reido,
y como no, con lo del quinito.

Pero es que con lo demas te entra una mala llet

Loles dijo...

ahh saludos

Carmonés dijo...

Quiero hacer una puntualización si me lo permites Manolo, los bancos no te la meten con la puntita hacia dentro, te la meten "ATRAVEZAAAA".
¿o no?

Todavía me estoy riendo con la explicación de ATS. Genial

Un abrazo.

Tintito dijo...

Realmente es que antes se sabía poco de medicinas puesto que la información era escasa y leer un "prospecto" resultaba prolijo y más aún a personas mayores cuyo índice de alfabetización era más bien escaso. Lo cierto es que las medicinas y el mundo del supositorio han dado mucho de sí para historías y comparaciones.
Les voy a contar una anécdota totalmente verídica que aconteció en una casa de la calle Real y que conozco no sólo de oidas.
Pues resulta que Manuel tenía un resfriado del quince y como era lógico fue al "instituto" a que lo "viera" su médico de cabecera. Tras relatarle los síntomas, don José, conocido médico de la época ya fallecido, le recetó una caja de cápsulas como tratamiento. Una semana depués, Manuel, al ver que el resfriado no remitía, visitó de nuevo a su médico y le espetó..."¡Don José!...¡estos "supositorios" que me ha mandao usté no sirven pa ná!...y es que el señor Manolo las cápsulas se las metió por el cerete.
El desconocimiento de las cosas, como le pasó al señor Manolo con su medicina, tiene gran culpa también de las consecuencias que despues acarrean, y abona, por ejemplo, que los bancos te metan el supositorio, no por una punta u por la otra...¡sino doblao!.

laportademanolomartinez dijo...

Qué bueno estaba el tío Quinito, Loles, ¿te acuerdas?.

Carmonés,¿te LA..?, te ha traicionado el subsconsciente...

Tintito,muy buena la anécdota, gracias ,¿y tú, eres de supositorio o de cápsulas?

Tintito dijo...

Manolo, jomío, qué cosas tienes...¡yo soy del "candié"!

quizas te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...