CARPE DIEM



Dentro de veinte años, lamentarás más las cosas que no hiciste, que las que sí hiciste. Así que, suelta amarras y abandona el puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. Explora. Sueña. Descubre.


sábado, junio 11, 2011

LA QUIETUD, (de BELMONTE a PAQUIRRÍN)

Juan Belmonte sentó las reglas del toreo moderno, con las tres claves de la lidia: parar, templar y mandar, pasando del “te quitas tú o te quita el toro” al “no te quitas tú, ni te quita el toro, si sabes torear”. Aquella quietud torera llegó a la cúspide con Manolete cuando atornillaba sus zapatillas al albero. Desde entonces, una vasta nómina de matadores, han ido haciendo de la inmovilidad, uno de los principales filones para hacer dinero rápido. Desde Antonio Ordoñez a José Tomás, pasando por Diego Puerta, El Viti, Paco Ojeda o Espartaco, todos han hecho el don Tancredo, para comprarse el Mercedes y el Cortijo, santo y seña de la profesión. Todos menos uno, que se compró el coche con nombre de mujer y las tierras, corriendo delante de los cornúpetas, Curro, el de Camas, el Faraón. Bueno, volviendo a los valientes, Paquirrín, el de la isla, el superviviente, el cachorro de la dueña de la receta del Pollo a la Pantoja, algo sobre la quietud torera se le pegó al oído, como forma de hacer dinero. Y vaya si lo ha cumplido con éxito. El tío está inactivo desde que nació. Sereno, estático, tranquilo como un practicante de Zen. Su inacción, y su sosiego, le han proporcionado pingües beneficios. La audiencia lo aclama como un tipo campechano, simpático...¿y quién no estaría sonriente cuando ha hecho del ocio una de las profesiones más rentables en esta época de crisis? El ha convertido el problema de los españoles, el paro, en una brillante carrera. Torpe desde luego no es. Al fin y al cabo ha seguido al pie de la letra la norma torera, hay que quedarse quieto, niño, y quieto se ha quedao. Que más da que en vez de pararse delante de un Mihura de 600 kilos, se ha haya parao delante de una hamburguesa. ¿Qué diferencia hay entre la Maestranza y el McDonalds? Di que sí Francisco Rivera, ahí quieto, parao, dejando que las papas fritas y la Cruzcampo te rocen la taleguilla, con dos cojones, y deja que digan, que la envidia es mu mala, que se lo digan si no a tu madre, que iba para alcaldesa y las malas lenguas le arrebataron el sillón. Si le preguntáramos a Belmonte, cómo ha podido Paquirrín llegar a dónde está ahora, todo un mito mediático, seguro que nos respondería, con su tartamudez, y con las mismas palabras, que cuando le preguntaron cómo había llegado un banderillero suyo a Gobernador Civil de la provincia de Huelva:

- Po…po…po como va a sé ?. De…de…degenerando.

3 comentarios:

Javi dijo...

Por la puerta grande, manolo. Las dos orejas y el rabo pa ti.
Algunos "artistas" llegan a serlo mas por lo que no hacen que por lo luego terminan haciendo.

alcalá dijo...

aprovechando el toreo, ole.

alcalá dijo...

ooooooooooooooooooole, bien dicho.

quizas te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...