CARPE DIEM



Dentro de veinte años, lamentarás más las cosas que no hiciste, que las que sí hiciste. Así que, suelta amarras y abandona el puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. Explora. Sueña. Descubre.


domingo, junio 24, 2012

ANTONIO













Antonio Perris era un músico griego de 60 años, que hace pocos días cogió de la mano a su  madre, de 90, y se lanzó al vacío con ella, desde un quinto piso. Antes de tomar aquella fatal decisión, había tenido que vender todas sus propiedades, para poder atender a su madre, enferma de Alzheimer y esquizofrenia, ya que ninguna institución social, ni residencia,  podía hacerse cargo de ella. No había medios económicos para poder atender aquella necesidad extrema. Cuando llegó el momento en que ni siquiera tenían para comer, Antonio, le escribió una carta A QUIÉN CORRESPONDA, según sus propias palabras, explicando el por qué de su decisión, y sobre todo, haciendo una serie de reflexiones sobre la actual crisis y su cruel responsable, el capitalismo. Antonio se hace eco de los miles de familias que, tanto en Grecia, como en el resto de Europa, están viviendo situaciones desesperadas como la suya, ante la absurda, estúpida e inhumana reacción de los responsables políticos que representan al  capitalismo, y que nos menosprecian, cuando nos quieren convencer de que están tomando las medidas adecuadas para atajar este desmantelamiento de los derechos sociales. Antonio se pregunta, ¿cómo se sigue inyectando millones de euros a las entidades bancarias, sin exigirles a cambio, que destinen, y justifiquen, hasta el último céntimo, a quiénes verdaderamente lo necesitan, parados, enfermos, estudiantes…?. Al final, esta crisis, como todas, arrojará el mismo balance: los ricos serán más ricos, y los pobres alcanzarán límites insostenibles, como el de este desesperado griego. ¿Hay que ser un genio para gestionar bien un país? No, sólo hace falta sentido común. No podemos seguir machacando al de abajo, y llenando de agujeros el cinturón de los trabajadores, para que los tirantes patrióticos sostengan las barrigas hinchadas de quienes, hasta de la miseria de los demás, hacen caja. Los bancos, las empresas, y todos aquellos entes que, supuestamente deben generar trabajo y bienestar, no pueden convertirse en receptores indiscriminados de subvenciones que, jamás de los jamases, redundan en los asalariados. De muestra un botón, ¿qué mente privilegiada decidió que, cuando alguien no puede pagar una hipoteca, no sólo se le echa a la calle, quitándole su vivienda, sino que además, sigue debiéndole al banco la vivienda? Es de locos.
Antonio, ojalá que tu carta, como tu vida, no caiga al vacío.

2 comentarios:

karcomen carmona dijo...

Ojala no haya mas Antonio, pero lo cierto es que hasta hace poco tiempo nos habian hecho creer que la culpa era nuestra porque habiamos "vivido por encima de nuestras posibilidades" ahora se puede comprobar fehacientemente que los que habian vivido por encima de sus posibilidades eran los banquero que invertieron en ladrillo hasta lo que no tenian, y ahora el pueblo tiene que apechugar con esa deuda, de tan solo 62.000 millones de euros, de momento.

Anónimo dijo...

Un día le pedí a un amigo albañil me hiciera una chapuza de un dia de trabajo en casa, me pidió 100 euritos. Me pareció un disparate y la chapuza la hice yo. El "capitalismo" es el actual nombre con el que ahora llamamos al sistema. Antes eran caciques, antes reyes, nobles, señores de, hijosdalgos y era lo mismo.
El pueblo como dice Karcomen, para mi es tan culpable de lo que ocurre como lo son esos banqueros y los políticos que, nadie olvide, durante años han sido votados permitiendo lo ocurrido. En España lo que llamamos derechos sociales administrados y gestionados por nuestros en teoría servidores públicos son "una mierda pinchada en un palo". Ejemplo de ello son "las listas de espera" conocidas hace años al igual que el desastre educativo. ¿y ahora vienen los llantos?. ¿ Nadie discute cuanto cuesta Afganistan.? El pueblo no tiene que apechugar con las deudas de los bancos, tienen que apechugar sus impositores que para eso depositaron su dinero a cambio de unos intereses. Si estos los engañaron que acudan a la Justicia no?. Ah que la Justicia no existe? , empezemos por ahí y el pueblo se moleste en reclamarla.

quizas te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...