CARPE DIEM



Dentro de veinte años, lamentarás más las cosas que no hiciste, que las que sí hiciste. Así que, suelta amarras y abandona el puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. Explora. Sueña. Descubre.


viernes, mayo 29, 2009

EL CONEJO DE LA LOLE

Señalaba Rafael Azcona, que ya no hay catetos con boinas en los pueblos, que hoy, los catetos, llevan ropa de marca con la etiqueta por fuera.
Hemos sucumbido a esa estulticia de las firmas. Somos hombres cáscaras. Nos medimos, y calibramos a los demás, según el número de cocodrilitos, o de jugadores de polo, que vaguen alrededor de nuestras tetillas. Lo han conseguido. Las grandes empresas, ya tienen su rebaño de clientes. Bebemos Coca-Cola, comemos en McDonald, nos vestimos de Lacoste y Ralph Laurent, aspiramos a desplazarnos en un BMW, y nos cagamos en unos Calvin Klein. Nos conquistaron. Cada vez, somos más los millones de borregos, que abrimos una boca tamaño Mick Jagger, y balamos como una sola voz: ¡ beeee...beee...! Yo, ya no soy yo y mis circunstancias, soy yo y mis marcas. Menos mal, que Lacoste no fabrica lentillas. Se imaginan el mareo que sería, ver, sorteando el rabo del dichoso cocodrilo. Conjuntivitis segura. Hombre, yo no digo que adquiramos una rueca, y nos pongamos a hilar nuestra vestimenta, como hacía Ghandi, entre otras cosas, porque, a ver, dónde encuentras tú ahora una rueca. Pero, de ahí, a valorar las cosas por una simple etiqueta, va el mismo trecho, que cuando nos dejamos enganchar por un simple titular. Sirva de muestra un botón. ¿Cuántos de ustedes han empezado a leer este artículo tan sólo por su provocativo, casi indecente, título? ¿Y cuántos de ustedes siguen leyendo, confiados aún, en que aparezca por estas líneas el conejo de la Lole? Lectores depravados, pervertidos, abandonen ustedes ya, la búsqueda infructuosa del peludo animalito, en éste, mi texto. Suelten inmediatamente este periódico, y márchense a vuestras casas, degenerados. Tenéis hijos y mujeres. ¿Qué hacéis aquí buscando conejos ajenos?. Os juro, que yo no tengo ninguno, y menos el de la Lole.

lunes, mayo 25, 2009

PREMIO PERIODISTICO PARA ANTONIO MONTERO

Antonio Montero Alcaide ha sido merecedor del V PREMIO JORGE MANRIQUE DE PERIODISMO, fallado el pasado 21 de mayo. A continuación les cuelgo el texto premiado.
Enhorabuena, Antonio.

Nostalgia de maderas

A

unque el Guadalquivir, por estas romas lindes de Sevilla, es el Río Grande que predispone su ilustre argumento de agua al fabuloso colofón de Bonanza, también reverberan, en la tabla de su cauce, esas voces más mocitas y revoltosas que traen causa de un alto nacimiento, de galerías de sombras, de misterios de riberas, de levantados pinos que son la estirpe mayor de los domésticos pinos del Coto, y de sombras, sí, de sombras y espejos de montes que recuerdan, ay, la montaña que Sevilla no tiene. Por eso, encaramarse a la comarca Sierra de Segura, que da plena y extensa razón al Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, es una experiencia que reporta el embeleso. Y éste no es novelero y posmoderno, sino que arrebató el ánimo de las primeras civilizaciones afincadas desde los más remotos tiempos del mundo en los confines de Segura de la Sierra, donde la historia, hilvanada en el paño de los milenios, ha dejado tanto el poso sabio de la mixtura como la voluntad de afirmarse. Y así, confiar los pasos a los senderos que menudean el universo de la Sierra de Segura, abrir el portillo de la conversación a las gentes que se cruzan en las liturgias ancestrales de la serranía, pasar revista a la enhiesta infantería de los pinares, rendirle culto de contemplación al Yelmo y devota reverencia a los valles de olivos venerables, como el aceite que da regocijo a la cocina y celebración al gusto; estar pendiente de una copla lejana entre cuestas de muros bruñidos por los meteoros, en los que reverberan guitarras, laúdes, bandurrias y platillos como agasajo de otro tiempo perdido en el altillo de la memoria; entregarse, en fin, al albedrío de la Sierra de Segura, hecha escalera en el quiebro de los escarpes, en la ciclópea envergadura de las cordilleras, en el asiento espléndido de los valles, en el cincel de agua de los ríos, no es sino alternar el consabido argumento de estas vegas y campiñas también milenarias, donde el Guadalquivir se remansa en la nostalgia de aquellas maderas que, río abajo, desde la provincia marítima de Segura de la Sierra, dieron empaque a la Real Fábrica de Tabacos de Sevilla, esa ciudad que montaña no tiene.

domingo, mayo 17, 2009

SETENIL DE LAS BODEGAS


















Hay quién calificó a este pueblo como una pesadilla arquitectónica. No iba mal encaminado. Tomarse una cerveza en los veladores de Casa Frasquito, bajo la pétrea cúpula diseñada por la madre naturaleza hace unos cuantos de miles de años, es un capricho, un lujo.

domingo, mayo 03, 2009

EL BALCÓN EMBUSTERO



Tenía las piernas tan largas como la risa de un niño. Todas las tardes, a la hora de la merienda, se contoneaba delante de su balcón, dejando que, su minifalda, ardiera en su frente. Gumersindo la aguarda sentado, junto a la mesa camilla, escondido tras la organza del visillo. Una rebanada de pan, untada de nocilla, le añadía años, al trazarle un bigote de chocolate en cada mordisco. Cada tarde se repetía un ritual. Justo cuando el cuello de Gumer, trasladaba su cabeza hasta la frontera del cristal del balcón, aparecía su madre, por detrás, y, de un guantazo, hacía que su frente chocara contra el vidrio, mientras le inquiría :
- ¿ Qué miras?
- Nada, mamá, nada ( la aliviaba, Gumer, tras su mentira)
Treinta años hicieron falta para que, aquella visión de infinitas piernas, subiera las escaleras de Gumersindo, se quitara la minúscula minifalda y…, se pusiera la bata de guatiné, tres docenas de rulos encima de la cabeza, y por las tardes, se pusiera detrás de él y le atizara en la nuca, aplastándole el cigarro contra el cristal del balcón, mientras le espetaba :
- ¿ Qué miras ?.
- La vida, mi amor, la vida…
Aquel balcón le había mentido. Quién, ahora, tenía tras su espalda, no tenía nada que ver con aquella que se lucía allá abajo, en la calle del deseo. Puso una reclamación en la oficina del consumidor, le escribió su caso a Chamizo, el defensor del pueblo, y otra a Juan Carlos Rey. Juan Carlos era un amigo suyo de la infancia que regentaba un frutería, pero que hacía las veces de psicólogo, todos los sábados, tras media docena de cervezas. Ninguno de las tres instituciones le dieron una solución satisfactoria, por eso, Gumer, cada tarde se asoma a su balcón, buscando a aquella muchacha que tenía las piernas tan largas como la risa de un niño.

PERLAS

A Diaz Ferrand se le ha escapado decir que la culpa de la crisis es de Zapatero...y que Esperanza Aguirre es cojonuda...

Julian Muñoz ha sido contratado para dar una conferencia sobre la corrupción.(No es coña).

...ustedes dirán, porque a mí me han dejado sin palabras las dos perlas.

martínezmanolo63@hotmail.com

viernes, mayo 01, 2009

A LAS SÉIS ( COMO LOS TOROS)

A las seis de la mañana , la noche es una anciana enlutada que lleva en sus brazos a otro día a punto de nacer , al que abandona en el portal del horizonte , para que crezca solo . Apenas han pasado unos minutos y el pequeño engorda y el día clarea. Las calles de desperezan y bostezan las farolas , tras otra noche en vela , con sus ojos azules y amarillos de par en par .
Los panaderos esparcen el aroma a trigo de la Vega , mientras los primeros rayos de sol le hacen cosquillas a las paredes encaladas , que sirven de autovía sin peajes , a esas veraneantes blandas , ásperas y pegajosas , las salamanquesas . Ya está aquí el nuevo día , que nos invade y nos conquista bajo la amenaza de unas metralletas incruentas en forma de despertadores y gallos .
A las seis de la mañana comienzan la faena . La FAENA es una acróstico , F de fea , A de antipática , E de estúpida , N de noquierotrabajar , y A de acojonestengoquetrabajar .
Esta sociedad ¿ del bienestar...? nos ha puesto el disfraz de ONG .Por delante tenemos 8 horas de trabajo para Los Otros . La primera hora – cuando más mala hostia tenemos – es para Hacienda , esa es sagrada . La hora siguiente es para la empresa , con lo cual , es casi como si nos pagara 7 al final del día .Ya con el cuerpo hecho a nuestro sino , le regalamos 3 horas de nuestro trabajo a los bancos , para hipotecas y acreedores varios .La sexta hora es para la Casa Real , para que no les falte de ná .Ya vamos recuperando el humor , sólo nos quedan 2 horas de trabajo , las nuestras . Una para los hijos , su educación y sus viandas , los pobrecitos tendrán que comer... Y por fin , ¡ la última .! , la nuestra de verdad , o casi . La hora que trabajamos para nosotros también se sujeta al reparto . Así de generosos somos . Media hora para las temidas invitaciones de bodas , comuniones , cumpleaños y demás zarandajas...Y los últimos treinta minutos , ahora sí , para una cerveza con calamares y la primitiva . Con lo cual , cinco minutos son para Mingalario , cinco para el Tota y los últimos cinco se los donamos a Juan y Manuel , la buena gente de Casa Ruiz en la calle San Pedro . Al menos ellos nos venden esperanza , que por cierto nunca llega .Con todo lo aquí expuesto , ¿ cómo se mosquea la gente porque no le suban el sueldo .? Hay que ser zoquete , si te lo suben , es para los demás . Por eso , hay que dar gracias al cielo por nuestro petit sueldo . Así nos pueden chupar bien poco las sanguijuelas .
............................................................................................................................................
¿ Cómo...? , que dice mi mujer que me sobran 15 minutos . Joder , no se le escapa una .
Si era una sorpresa pá ti , hija ..., pá la tienda de los veinte duros (... una espumosa menos . Lo siento por mi )

quizas te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...