CARPE DIEM



Dentro de veinte años, lamentarás más las cosas que no hiciste, que las que sí hiciste. Así que, suelta amarras y abandona el puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. Explora. Sueña. Descubre.


domingo, febrero 09, 2014

LA SANGRE COLORÁ, O "YO CONFIABA EN MI MARIDO"

Eureka, por fin, hemos descubierto por qué la sangre de la monarquía es azul, a diferencia de la de los plebeyos, que la tenemos colorá. Son los sentimientos, el amor, las emociones, quienes tiñen nuestras entrañas, y nuestra sangre. La de la infanta no podía ser más que azul, como su príncipe, casi como los billetes de 500. Lo ha dicho claro y alto, mire usted casi cuatrocientas preguntas le hizo el juez, y a la mayoría respondió con YO CONFIABA EN MI MARIDO. Eso es amor, para que luego se devanen los sesos los poetas intentando describirlo. Amor no es suspirar, amor es que cuando te presenten facturas falsas tú no veas otra cosa que EL AMOR POR TU MARIDO. Su sangre es azul porque es el color que, según la cromoterapia, que ayuda a mejorar los miedos, y a cicatrizar las quemaduras, que no te enteras juez Castro. Su sangre es azul porque el azul relaja y despeja la mente, de ahí la sonrisa giocondina que lucía al entrar y salir del matadero. En fin, como dijo Miquel Roca, abogado de la INFAMIA, perdón de la Infanta, y uno de los padres de la Constitución: ── Ha quedado claro, que todos somos iguales ante la ley. Con padres así, mejor quedarse huérfanos. Pero volviendo a la cromoterapia, también quedó claro porque los rojos somos rojos, por la impotencia, por el encabritamiento permanente a que nos somete esta indecente justicia española, porque Coca Cola echa a sus trabajadores porque tiene beneficios (paradojas de la vie), porque la monarquía, aunque ha doblado su rodilla, no es más que un poco de reuma, y sigue arriba, y porque encima el que la infanta fuera a declarar nos costó el avión, la policía, el corte de una calle, el bocata del receso, las horas de tele pública, y luego pa Ginebra, que el cachas te va a hacer esta noche el amor como nunca por lo bien que te has hecho la tonta, como pa no tené la sangre colorá

domingo, febrero 02, 2014

MI PRÓXIMO SUEÑO...



        Esta preciosidad se llama Civita di Bagnoregio, está situada a 130 kilómetros al norte de Roma. Sólo se puede accecer a ella andando, a través de un puente de hormigón, y se ha convertido en mi próximo sueño a cumplir.
Acepto consejos, donaciones..., cualquier cosa que me acerque a este alucinante municipio italiano.

quizas te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...