CARPE DIEM



Dentro de veinte años, lamentarás más las cosas que no hiciste, que las que sí hiciste. Así que, suelta amarras y abandona el puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. Explora. Sueña. Descubre.


viernes, diciembre 25, 2015

Pajaritos en la cabeza ( 1 )







Tus ojos, tus manos, tu manera de andar, tu decisión al abrazar…cualquiera de estas circunstancias te concretan ante los demás, pero, hay una referencia, una cuestión que te dibuja, que esparce tu alma sobre la mesa, que expone quién eres realmente: tus palabras. Lo que dices, y cómo lo dices, te desnuda ante el mundo. Alguien dijo con mucho acierto que, al final, todos somos una conversación.

 Escrito por Manolo Martínez

domingo, diciembre 13, 2015

De manzanas, Caetanos y carritos de Carrefour


      Si una triste manzana consiguió romper un convenio divino, que no lograrán otras tentaciones de mayor envergadura. Lo prohibido, per se, ya es pura atracción, no lo digo yo, lo dice Caetano Veloso en su melosa canción "Pecado" “…yo no sé si es prohibido, si no tiene perdón...no sé si este amor es pecado, si es faltar a las leyes honradas...solo sé que es amoooooollllll". Puede que los publicistas de Carrefour apliquen esta infantil máxima de anhelar lo que no se tiene (hasta que se tiene), y por ello, inundamos los carritos metálicos, mientras navegamos por las calles del hiper, buscando manzanas prohibitivas en forma de un consumismo absurdo, obviando que ganas lo que ganas, e ignorando que no aceptar la realidad puede convertirte en un imbécil, eso sí con el carrito lleno. Y Caetano, no te tortures más, llena tu carrito de amor, aunque no lo tengas, imbécil.
Escrito por Manolo Martínez

martes, diciembre 08, 2015

Israel Pintor Morales, Premio Narrativa del Instituto Andaluz de la Juventud



Conocí a Israel Pintor en otoño de 2012 en una coqueta tetería de la Calle San Luís de Sevilla. Allí, media docena de enamorados del arte de coser palabras comenzamos un Taller de Escritura Creativa, que dirigía la brillante cabeza, y la suave voz, de nuestro entrañable profesor. Al poco tiempo trasladamos nuestros encuentros literarios al bar-galería Moscow, pegado a la calle Feria, para, finalmente, acabar dicho taller (convertido a estas alturas en itinerante) en su propia casa, donde nos habría los sentidos con un delicioso té azul. A mí, Israel, me descubrió el poder de la palabra. Escucharle hablar de literatura era, y es, un gozo para quienes amamos este mundo de las letras.

Hace unas semanas la editorial de Israel publicó una antología de relatos “Cada quién su Cuento” en la que algunos de sus alumnos, entre los que tengo el honor de estar, seleccionamos algunos de los textos del Taller de Escritura. El 19 de noviembre de este año, Israel, presentó su primera novela “Las puertas del paraíso”, y hace un puñado de días, el 3 de diciembre, la segunda novela de Israel Pintor, “Curso de belleza, amor y sexo”, ha ganado el Premio de      Narrativa 2015 que convoca el Instituto Andaluz de la Juventud, y que se publicará en 2016.

Israel Pintor es licenciado en Comunicación Social, especializado en Periodismo Cultural y Creación Literaria, Máster en Escritura Creativa. El talento de Israel le hizo obtener una beca de la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores. Ha sido coordinador editorial en Sevilla, y actualmente coordinador del Taller de Escritura Creativa.

Manolo Martínez (un agradecido alumno que te desea una brillante carrera literaria)

domingo, noviembre 29, 2015

Por mis cojones (...qué aburrimiento)


...y es para aburrirse.¡Cuánto tiempo, dinero, edificios, terrenos..., cuánta vida mal gastada al servicio de las armas! ¿Qué hay que defenderse? Pero a estas alturas ¿no hemos aprendido a solucionar los problemas hablando? ¿Cuál ha sido entonces la evolución desde el hombre de las cavernas que utilizaba el garrote para ganarse la vida y para defender su territorio? Ah...claro, hemos cambiado las cavernas por portaaviones, el taparrabos por un favorecedor uniforme verde oliva, el garrote por un sofisticado lanzamisiles...ahora bien, lo que hay debajo del cráneo, que hay debajo de la gorra de plato es, al parecer, inmutable, porque si cambiara ya no sería lo que es el hombre por naturaleza: agresivo, absurdo, dominador, opresor, represor, irracional...en tres palabras: por mis cojones.
Escrito por Manolo Martínez

miércoles, noviembre 25, 2015

El FANTASMA de la RONDA NORTE

 
Llevo más de un año paseando, andando o corriendo por la ronda norte, esa que muchos carmonenses han decidido, de manera espontánea, y sin votación previa, convertir en la alameda asfaltada del siglo XXI. Pues bien, hasta hace poco no me percaté de la existencia de un fantasma que pasea tranquílamente entre nosotros. Empecé a sospechar de él porque, aunque viste de paisano, dejando su sábana blanca en casa, este  supuesto espectro está las veinticuatro horas en la ronda. Yo he ido a andar, o correr, a todas las horas posibles para comprobar que así era. Le he visto al amanecer, a mediodía, y con la puesta de sol. La otra pista que me condujo a mi inquietante hipótesis fué su mala educación. El tío, presunto fantasma, me negaba el saludo una y otra vez. Primero pensé en su posible sordera, por lo que empecé a alzar la voz de forma patética:
- ¡ BU-E-NOS  DÍ-AAAASSS... ¡ le gritaba yo, de tal forma que, hasta otros paseantes que iban 100 metros por delante mía, se volvían para responderme al saludo, mirándome, todos ellos, como un loco por mi desconcertante salutación, mientras el nota, el fantasma, ni me miraba. Pasaba a diez centímetros de mi con la mirada fija en el horizonte, como si yo no estuviera allí, lo que, por otra parte, me llevó a pensar que el fantasma era yo, cábala que abandoné cuando comprobé que el resto de peregrinos de la ronda norte, sin excepción, respondía a mi buena educación de mil maneras: buenos, días, buenas tardes, adiós, hasta luego, ay.., ehhh, como poco, me miraban y alzaban la cabeza si no tenían ganas de hablar porque el pasómetro estaba apunto de estallar. Algo, alguna evidencia de que sus corazones palpitaban aún. Todos menos el picha, el fantasma, o fantasmo, porque es hombre. Otra señal de su posible pertenencia al reino de los espíritus es su cadencia al andar, fija, ni crece ni decrece, como programada por algo, por alguien...tantitantos pasos por minuto, como un metrónomo, un fantrónomo, yo que sé...
Estoy tan mosqueado que he decidido recurrir a la última prueba, la definitiva, la que demuestre si estoy ante una aparecido, sombra o espíritu, o símplemente ante un maleducado, grosero y malcriado.
Mañana, cuando le vea venir, me iré acercando con disimulo al carril por el que viene y, justo cuando esté a centímetros de mí, cuando pueda echarle el aliento a la cara, me interpondré en su camino, me pondré frente por frente, pero sin dejar yo de andar, y, si no tropezamos, si ambos seguimos andando, pero en dirección opuesta, está claro, le habré atravesado, será la prueba irrefutable de la existencia del Fantasma de la Ronda Norte.

viernes, noviembre 20, 2015

LLeno en la presentación de CADA QUIÉN SU CUENTO



La presentación de la antología de relatos “Cada quién su cuento” fue un éxito. La sala se llenó, se vendieron muchísimos libros, el acto resultó ameno, y el ambiente no pudo ser más distendido y agradable. Gracias a todos cuántos nos acompañaron: familiares, amigos, y aficionados a la literatura en general. Pero por encima de todo, gracias al alma del Taller de Escritura Creativa, de la edición del libro, del acto y, en definitiva, al culpable de que gente de muy distintas ocupaciones, edades  y procedencias, hallamos coincidido en un mismo proyecto: escribir por el puro placer de escribir, gracias a ti, Israel Pintor, por tu generosidad para con  todos nosotros. Me alegro de haber conocido a gente tan variopinta como estupenda. Seguro que volvemos a encontrarnos en cualquier esquina del futuro. Salud y suerte para todos.

Aprovecho para recordar que el próximo jueves 26 de septiembre a las 19,30 en el Café CICUS (Madre de Dios 1, Sevilla) Israel Pintor presentará su primera novela “Las puertas del Paraíso”, y además, darle la enhorabuena porque su última novela “Como tú todo”, ha sido seleccionada como finalista del concurso anual de narrativa joven DESENCAJA del Instituto Andaluz de Juventud bajo el nuevo título Novel(a). Enhorabuena, tu trabajo, y tu talento, empiezan a ser justamente recompensados.

Escrito por Manolo Martínez 

miércoles, noviembre 11, 2015

Presentación del libro "Cada quién su cuento"







Jueves 19 de noviembre a las 8 de la tarde
en “La imprenta”  
(Calle González Cuadrado 22)

(Sevilla)

Se trata de una selección de relatos de los alumnos del Taller de Escritura Creativa que dirige Israel Pintor.

Los autores de esta antología son:
Alejandro Martínez, Ana Llorca, Arroyito Ferdinand, Isabel Pérez, Mara de Jota, Noemí Vallecillos, Raimundo Lion, Rodolfo Garrotín, Óscar Hernández y Manolo Martínez.

Presentamos la antología tanto en papel como en ebook, para que elijas el formato que más te interese adquirir. Pero no dejes de hacerte con un ejemplar, te alegrarás.

Habrá vino, piensen en ello

domingo, noviembre 08, 2015

Inauguración nueva sede PEÑA EL BÚCARO



Larga vida a esta peña de amigos de toda la vida.

Aquí verás el resto de las fotos

https://www.facebook.com/profile.php?id=100006577773970&sk=photos&collection_token=100006577773970%3A2305272732%3A69&set=a.1690493231179920.1073741847.100006577773970&type=3

domingo, noviembre 01, 2015

¿Quién dijo miedo?


Hay muchos miedos, algunos son mecanismos de supervivencia, estos son intocables, necesarios. Pero el miedo que a menudo nos hace subir al árbol de la humillación, como esta ridícula jirafa, es el que nos hace guardar silencio ante una injusticia, el que nos cierra la boca para no "señalarnos" ideológicamente, el que te hace agachar la cabeza y musitar "sí bwana, sí bwana" a todo los poderes (bancos, políticos, estado...)  ante cualquier sinrazón, atropello o infamia. Acabamos prostituyéndonos, anteponiendo todas nuestras miserables necesidades materiales, a ese puñado de palabras que se han vaciado de significado: dignidad, nobleza, honor, orgullo...pues nada, que ustedes lo disfruten, bwanas, aunque, ahora que lo pienso, también vosotros tenéis vuestros bwanas, y qué bwanas...bienvenidos pues al club.
                                                             Escrito por Manolo Martínez

sábado, octubre 31, 2015

La genialidad de Moncho Borrajo en el Teatro de Humor de "El Perol", en Carmona


El festival de teatro de humor “El Perol” ha vuelto a subir su propio listón, esta vez con el espectáculo “Moncho Panza” del genial Moncho Borrajo. Estar durante dos horas y media encima de un escenario haciendo reír al público es algo al alcance de unos pocos privilegiados. El talento no es algo que se adquiera en ninguna farmacia de guardia, o lo tienes o careces de él. Su verbo largo, generoso y espléndido, es su arma seductora.  Luego están, su erudición, su vasta cultura y su absoluto conocimiento de los submundos de nuestra sociedad (que van desde los políticos que nos venden de todo menos verdad, hasta la banalidad del diálogos entre dos pijos, pasando por la irónica enumeración de complejos que conviven con nosotros)
Moncho nos pone un espejo para que veamos lo ridículo que podemos llegar a ser cuando perdemos el sentido común como único referente válido a la hora de pensar, de actuar, de hablar,  incluso de votar.

Después de 44 años divirtiendo y haciendo pensar a España entre risa y sonrisa, un ramillete de “doctores de la cultura” le niegan una subvención porque su espectáculo está falto de calidad. Pa cagarse. Claro que, esta “falta de calidad” que argumentan,  no es otra cosa que la absoluta negación de Moncho a casarse con el poder político, venga de donde venga. Moncho es una mosca cojonera que dice sin rubor lo que piensa, y esto es políticamente incorrecto, por tanto, censurable, como en los años de aquel enano matón.

Hay quienes tachan a este humorista de soez, maleducado, incluso grosero, y todo porque Moncho se ha inventado nuevos signos de puntación, sustituyendo en sus monólogos los  aburridos puntos, comas,  paréntesis,  signos de exclamación, tres puntos suspensivos… por los “seráhijoputa”, “atomarporculo”, “tuputamadre”, y un sinfín de lisonjas que entrecomillan una idea,  subrayan una reflexión, pintan de negrita un pensamiento, o símplemente hacen de nexo entre un acontecimiento y su comentario. No hay mal gusto, sino creatividad. Quienes solo se fijan en los signos de puntuación de su espectáculo, no alcanzan a entender la esencia de este gallego que dio por culo hasta para nacer (nos fue regalado una Nochebuena de mil novecientos tantoytanto…). Salud Moncho, y yo que lo vea.
                                                                                                             Manolo  Martínez

miércoles, octubre 28, 2015

BIOGRAFÍA DE UNA GAMBA, 2


Yo iba para gamba de feria, de esas que entregan su alma, cocida o a la plancha, entre cantos y palmas, (como en un funeral gospel), de cualquier caseta. Pero, mi padre, que era un santo, se sacrificó y me dio estudios. Me metió en un colegio de pago, de esos que nos vestían con faldita corta, de cuadros, y calcetines hasta la rodilla, bueno, en mi caso, hasta los pleópodos. Un colegio de esos, que decían que nos vestían de uniforme, para igualarnos, cuando, en realidad, sólo pretendían que se nos viera el pedigrí. Mientras estudiaba, y como gamba que soy, me dejaba llevar por las corrientes. Unas me empujaban hacia la izquierda, y, otras, al centro, para, al final, acabar debajo de arenas, dónde seguí enrojeciendo mi cáscara, leyendo a Juan Salvador Gaviota, aquel ficticio líder espiritual, que parió Richard Bach. Pero, en realidad, me comprometí con los míos, al observar los ascos y remilgos que muchos humanos mostraban al desnudar a mis parientas, para, a renglón seguido, trocar aquella náusea contenida, en complacencia y gozo, cuando, tras desvestirlas primero y decapitarlas después, besarlas con fruición hasta succionarle las entrañas. No había duda de que se trataba de algún rito satánico. Yo, por si acaso, me hice acompañar durante años por un exorcista. Pasaban los años y, pese a mi vasto currículum, mi gambografía se ceñía al sellado de la tarjeta del paro y a los cursos de formación impartidos por el INEM, amén de algún coktail de mírame y no me toques, que cobraba por horas. Realicé tantos cursos, que el Ministerio de Trabajo me concedió la Medalla de Oro al parado más instruido, con la distinción Cum Laurel. Pero, tanta titulación, y tan poco currelo, acabaron por deprimirme, circunstancia para la que me recetaron otro cursillo, éste, de relajación y control de la respiración. Allí me adiestraron en el arte de sonrojarme, o palidecer, a mi voluntad, a través del dominio de mis inspiraciones y espiraciones. Me dieron, de esta forma, las llaves de mi destino, ya que podría mostrarme coloradita y, por tanto, apetitosa, o de ese color azulverdoso que echa para atrás hasta al más hambriento. La adquisición de esta habilidad, junto con mis estudios, acabaron indultándome en muchas ferias, comuniones y bodas, convirtiéndome en una gamba longeva, pese a mi exquisita procedencia. Hoy, perdida ya mi lozanía, me he prejubilado del paro. Ya no me quedan fuerzas para llegar hasta los 67 años que pretende el Gobierno. Ahora, en contraprestación a mis años de inactividad, doy conferencias sobre Mente y Gambas. Por primera vez en mi vida tengo una nómina, nómina con la que pago los 50 años de hipoteca de la casa de mi hija y el MacDonald de mis nietos. Cest la vie.

Vendo cámaras de vigilancia antiguas



Las cámaras de vigilancia han existido siempre, puede que su formato fuese distinto, pero su función básica: recolectar, almacenar y reproducir información, eso, lo hacían ya nuestras abuelas cuando, asomadas a su balcón abrían sus radares de par en par. No utilizaban teclados, ni ratones, para acceder a la información y navegar por ella. Su labia, y su cháchara, eran los dispositivos, inalámbricos, que le facilitaban el acceso, a cualquier noticia o chisme. Todo lo que respiraba, y pasase, a menos de diez metros de sus solios, debía hacer una paradita, para, “descargarle” las novedades, a las guardianas del bien, quienes propiciaban, aquellos encuentros informativos, y confidenciales, con éste santo y seña:
 - Buenas noches, fulanito, ¿cómo estás? Oye, ¿y tu padre?, hace tiempo que no lo veo, anda que no hemos jugado nada tu padre y yo… 
Captada la presa, se procedía a la extracción de todos los pormenores posibles.
Que si cuántos años tenía, en qué trabajaba, que si se casó, que si tenía niños, que dónde iba ahora…copiar y pegar, copiar y pegar, en su insaciable disco duro. Una vez exprimido el sujeto en cuestión, se le dejaba ir.
 - Ea…pues vaya usted con Dios…hasta otro ratito. Buenas noches. 
           A partir de ahí, cualquier internauta (vecino, amigo, conocido o desconocido), daba la contraseña de acceso : - Buenas noches, ¿cómo estamos?, y tenían acceso inmediato a todos los informes, mensajes, y datos recopilados. Como aún no existía el cd, nuestras abuelas utilizaban su propio formato, el rumor, muy barato por cierto, porque se podían regrabar cuántas veces se quisiera, y volvía a estrenarse. En cuánto a las herramientas de tratamiento de textos, las tenían todas. Si querían darle importancia a la comunicación que iban a dar, en vez de negrillas, ó subrayado, bajaban la voz hasta el susurro, e introducían el mensaje, con la misma coletilla siempre: 
- Mira, no se lo vayas a decir a nadie, por lo que más quieras, te lo digo a ti porque eres tú… no te has enterado de que…
            Normalmente, la mayoría de las veces, la noticia era una barriga (que es como se le llamaba a los embarazos fuera del matrimonio). Entonces, el usuario, ó interlocutor, en vez de pulsar INTRO, para confirmar, exclamaba un: -¡No me digas….anda ya, mujé…¡
          Terminado el proceso, la consulta telemática, se procedía a la desconexión. Nada de darle cien veces a escape, para abandonar la sesión, símplemente las abuelas abandonaban el balcón y echaban la persiana, recitando su santo y seña:
          - Me voy pá dentro, que estoy baldá de las piernas.

Escrito por Manolo Martínez

domingo, octubre 25, 2015

Lo dijo Unamuno


En "El sentimiento trágico de la vida", don Miguel De Unamuno, escribía:"El hombre, dicen, es un animal racional. No sé por qué no se haya dicho que es un animal afectivo o sentimental. Y acaso lo que de los demás animales le diferencia sea más el sentimiento que no la razón. Más veces he visto razonar a un gato que no reír o llorar. Acaso llore o ría por dentro, pero por dentro acaso también el cangrejo resuelva ecuaciones de segundo grado.

                    Escrito por  Miguel Unamuno y copiado por Manolo Martínez

(Pues ya hemos hecho algo a medias. 
Encantado de haber trabajado juntos don Miguel)

sábado, octubre 17, 2015

El pintalabios cumple 5000 años


Darse un paseo en una barca con el fondo de cristal por el corazón de una mujer debe ser algo increíble, o mejor dicho, improbable. Desmond Morris en su libro “El mono desnudo” argumentaba que la boca de la hembra humana es copia cromática de sus labios genitales, razón por la que el acto de pintarse los labios (faciales) era un gesto erótico-vaginal. Hace unos 3.000 años antes de Cristo, las mujeres del Valle del Indo trituraban joyas semi-preciosas para adornarse la boca. Hoy utilizan lápiz de labios y se ahorran el machacamiento. Una simple regla de tres nos lleva a la conclusión de que las mujeres llevan más de tres mil años engañándonos con este trampantojo (trampa para el ojo) llamado pintalabios. Qué miedo.

Escrito por Manolo Martínez

viernes, octubre 09, 2015

"XX FESTIVAL DE TEATRO DE HUMOR "EL PEROL"


Desde el 16 de octubre hasta el 13 de noviembre se celebra el Festival de Teatro de Humor de "El Perol". Son veinte años los que cumple este festival, consiguiendo todo un hito en el mundo de la cultura, que es llenar durante cinco viernes seguidos el teatro. Habría que ir pensando en, al menos durante el tiempo que dura este magnífico evento,cambiarle el lema que reza en el escudo de Carmona y dejarlo así:“SICVT CARMONA LVCET IN VANDALIA, ITA IN TEATRO CEREZO EL PEROL”, porque aparte de la coña, no estaríamos faltando a la verdad.

Allá por 1996, un grupo de socios, con el asesoramiento técnico de Jose Antonio Aguilar, Malajesolo, hilvanó lo que hoy por hoy es el buque insignia de esta asociación cultural.
 Este ciclo de teatro ha contado siempre con el apoyo del Excmo. Ayuntamiento de Carmona a través de su Delegación de Cultura, que aparte de la ayuda económica, le cede las instalaciones del magnífico Teatro Cerezo.
Que en los tiempos que corren, una actividad lúdica y educativa, sea capaz de poner el cartel de no hay billetes durantes dos décadas ininterrumpidas es un aval tan sólido, y un logro tan meritorio, que es de justicia reconocer la excepcional labor que la Peña “El Perol” ha sabido materializar. Siendo la cultura el mayor patrimonio que una persona, un pueblo y una sociedad pueda transmitir a sus hijos, y ante la evidencia innegable de que el humor es el mejor medio para su difusión, ignorar que esta asociación cultural es un activo insustituible, y un referente en Carmona, sería de una torpeza imperdonable. 
Cuando la palabra, la mímica, o la música, son capaces de componer el espíritu a base de un chute de endorfinas, no podemos obviar que el humor y el humorista, el arte y el artista, acaban formando parte de nuestro mapa emocional, de nuestro cartapacio intelectual.

Ser feliz, por siempre jamás, es una utopía que a diario anhelamos los usuarios de la vida, pero ser feliz durante 60 minutos solo te cuesta 12 euros, lo que cuesta una entrada para el teatro de humor del Perol, aunque dada su eficacia terapéutica, habría que proponerle a la Junta (Danda Lucía) la posibilidad de que en los ambulatorios receten este  Festival de Humor "El Perol". En vez de ansiolíticos o antidepresivos, tome usted una entrada para el teatro del Perol, si bien la dosis que los facultativos recomiendan a los “pacientes/espectadores", es de una cada siete días, o un abono para los cinco viernes que dura el festival, dosificación que nos garantiza: 

-    Salir de casa durante 5 viernes seguidos.
-  Volver a casa esos mismos 5 viernes, pero un poco más dichosos, achicando nuestras preocupaciones, gracias a una hora y pico de muecas, mohines y reflexiones positivas. 
-  Entretanto nos invita a socializarnos, a vernos con los amigos, con los compañeros de butaca, con la gente a la que solo vemos de Navidad en Navidad, de Feria en Feria, y ahora ya… de Perol en Perol.
 …y de  camino, esta afluencia generosa de personal, da una alegría a los negocios cercanos al teatro, desde El Tota a la Taberna del Miro, pasando por la tentación con forma de calamares  fritos que nos seduce en la Taberna de la Viuda.

 Por otros veinte años más preñados de risas, y yo que los vea.

(Todo lo aquí dicho pudo ser fruto del Tierra Blanca compartido con el siempre amable Juan Dana, o del Beronia acompañado del encantador  Curro Varela, o de la Cruzcampo con el punto azul disfrutada con el cordial Jesús Camacho, pero no, lo aquí expuesto solo es consecuencia del reconocimiento a un puñado de carmonenses que  han regalado desinteresádamente alegría y cultura a su pueblo. Sebastian…, que güenos estaban los canapés)

Escrito por Manolo Martínez

viernes, octubre 02, 2015

La firma de la paz


Dos cuerpos unidos, intuimos, firman la paz con agua y silencio. Dos amadores sobreviven a la desnudez y a la quietud. La vocación natural no necesita argumentos, solo un río. Todo el patrimonio de la humanidad puede resumirse en esta imagen.
No hay nada que necesiten estos dos, si acaso, dos Legendarios con cola, y dos cigarros, para cuando salgan del mojado infinito.

Escrito por Manolo Martínez

viernes, septiembre 25, 2015

San Sebastian (3)


Desde la famosa barandilla blanca de la playa de la Concha, que por cierto puedes comprar por metros (réplicas exactas que se venden como churros).Como decía, desde ella oteamos el Monte Urgull y el Monte Igueldo. A este último podemos acceder a bordo de un precioso funicular rojo con asientos de madera. Desde allí arriba se obtiene la  mejor vista de San Sebastian: la playa de Ondarreta, la de La Concha, la Isla de Santa Clara, y la hermosa Donosti se deja ver vestida de rojo cuando cae la tarde.

 
Calle 31 de Agosto, llamada de tal forma, porque en dicha fecha del año 1813, durante la guerra de la independencia contra las tropas napoleónicas, un incendio destruyó la ciudad de San Sebastian, salvándose del fuego solo esta calle.
Y no hay mejor forma de homenajear este milagro que convirtiendo a dicha calle en el paseo gastronómico más deseado de cualquiera que visite el País Vasco. Aquí en templos de la cocina, como la taberna Gandarias, la honestidad toma forma de pintxo. Solo hay verdad en todo lo que saboreas en las innumerables tabernas que flanquean dicha calle. La alegría de un txacolí, o el sabor de la premiada cerveza Keler con color de oro viejo, son una excusa perfecta para seguir durante horas en este animado lugar de encuentro donostiarra
 

domingo, septiembre 20, 2015

La luna en un carrillo de lata


Alguien dijo que la mitad de la belleza pertenece al paisaje y la otra mitad a la persona que lo mira, por consiguiente, puedo prometer y prometo, que la luna no puede transportarse en un carrillo de lata. A pesar de esta obviedad, hay quienes afirman que se puede erradicar el hambre del mundo, o que  todos tendremos una vivienda y un trabajo digno. Está claro que estas medias verdades solo sobreviven en quienes las vocean, en quienes miran el paisaje humano desde sus atalayas, porque no existen carrillos de lata en los que quepan la justicia y la realidad, a las pruebas me remito.
                                                   Escrito por Manolo Martínez

sábado, septiembre 19, 2015

lunes, septiembre 14, 2015

La intuición

 
 
Es una corazonada, una sospecha. Supones que está ahí porque, aunque no lo contemples, la memoria juega a tu favor. La mente ha grabado sin parar imágenes y experiencias y, cuando la certeza se intenta escabullir disfrazándose, los recuerdos, como si de chuletas de colegiales se tratasen, te echan una mano. La adivinación es un acto de valor en el que te juegas tu palabra a cara a cruz, no así la intuición, fiel como un perro,  pues se limita a revivirte lo que tu conocimiento ya penetró. Ni descifras, ni interpretas, ni especulas, símplemente el vestigio te conduce al monumento. Esta estela de presentimientos te lleva a decir: "esto me huele a..." o, puestos a afrancesarnos, diremos que la intuición no es más que un "déjà vu".
Escrito por Manolo Martínez

viernes, septiembre 11, 2015

El vacío del que deja su tierra

 
De entre todos los contratiempos con los que las personas lidiamos a lo largo de la vida, hay uno que esta escultura de Bruno Catalano representa como nadie, dejar tu tierra. Abandonar tu gente, tu casa, tu pueblo, acaba dejándote un vacío difícil de llenar. La cabeza se convierte en la maleta del alma, y nos devuelve, en forma de recuerdos, todo aquello que amamos: la familia, los amigos o los paseos por las calles de tu ciudad. Tan solo dos cosas pueden terminar esta escultura: la certeza de que los que te quieren te esperan y la vuelta al hogar.
 
A mi amigo Fernando "Vialo"

Escrito por Manolo Martínez

jueves, septiembre 10, 2015

La mejor dieta del mundo


Mientras el verano se va diluyendo, los nuevos propósitos surgen como las setas. La dieta se convierte en la trufa de estas intenciones. Consecuencia ésta, tanto de un estómago superpoblado, como de una cartera deshabitada. Pero si, aún a pesar de la anemia económica, las cervecitas, tapitas y heladitos, siguen formando parte de tus deseos prohibidos, regálate este infalible par de cubiertos. Seguro que acabas acostumbrándote a que tu sangre aderece los alimentos. Con la salsa bolognesa ni percibes el sangrado.

Escrito por Manolo Martínez

martinezmanolo63@hotmail.com

martes, septiembre 01, 2015

Luz, agua, teléfono...


El tío del telediario me pone de mala leche cada vez que, mientras me como mi huevo frito con papas, dice que los índices "nosequé" han dejado bien claro que la crisis está a punto de acabar. Yo suelto un huevo, de los de mi plato, y cojo la factura del teléfono, suelto otro huevo, también de las gallináceas, y cojo la factura del agua, suelto mi amor propio y cojo la factura de la luz. Entonces, con Endesa en la mano, exploto, agarro los huevos, ahora los míos, y digo ¡ay¡, mientras miro a los ojos al tío del telediario.

En la silla de enfrente, mi hijo me obliga: - Papá acábate los huevos

...y yo, que ya no recordaba cuáles eran los que tenía entre mis cinco dedos, aprieto sin piedad, mientras observo como sonríe el tío del telediario al ver mi descomposición. 

Moraleja: no veas el telediario y cómete los huevos.
 
Escrito por Manolo Martínez

sábado, agosto 29, 2015

Mis amigos de entonces


Nunca he vuelto a reírme con las ganas que lo hacía con mi amigo Paco Pepe, escondido en esta foto en la escalera del Colegio Salesianos. Qué flequillazos lucíamos hace cuarenta años: Ángel, Paco, Joaquín, Antonio, Miguel Ángel, Pachón, Alfonso, don Ramón....Aquellas carcajadas junto a  Paco Pepe no eran gratuitas, ni de coña, tenían su precio: dos buenas hostias por el cura de turno, que ambos pagábamos muy gustosos, por reír sin freno mientras intentábamos cantar en el coro. La cuestión era reír, unas veces por el simple hecho de tener que estar silenciosos e inmóviles en las tres misas semanales, otras por darle un pelotazo con un balón de curtis rojo al compañero repelente  durante el recreo, aunque, la mayoría de las veces, no había ningún motivo de risa: símplemente nos mirábamos desde nuestros pupitres y se desataba la risa tonta e imparable. No había más.

La entrañable película Cuenta Conmigo, acaba con esta reflexión del protagonista:
“Nunca he vuelto a tener amigos como los que tuve cuando tenía 12 años, ¿alguien los tiene?”

    A mi amigo Paco Pepe, con toda la nostalgia que cabe en mi corazón
   
   Escrito por Manolo Martínez

domingo, agosto 23, 2015

Psss...el secreto de ADARVE


El secreto de ADARVE se llama Rafael Morales, su fundador, y un ejemplo de como combatir el paro “localizando agua en pozos hasta ahora secos. Las armas de Rafa son la imaginación y el tesón, ambas al servicio de su vasta formación, de su insaciable curiosidad y de su impecable y amena oratoria, capaz de mantener la atención de los que hemos disfrutado de alguna de sus novedosas rutas por Carmona.

Rafael Morales, ADARVE, ha sido capaz de reinventar el viejo oficio de guía turístico, dotándolo de un rico abanico de apetitosos puntos de vista sobre su ciudad, Carmona. Rafa ha tenido la feliz idea de deshacerse de la caduca imagen del guía aburrido que se dedicaba a repetir cansínamente fechas, estilos y nombres propios que esbozaban la retahíla de monumentos, batallas y personajes que conforman la historia de nuestra ciudad.

Uno de sus muchos aciertos ha sido como el milagro del pan y los peces, ha sido capaz de multiplicar a Carmona en muchas Carmonas: La Carmona romana, la Carmona mudéjar, la Carmona barroca, la Carmona cofrade, Senderismo por la Vía Augusta, Carmona y su agricultura, Carmona en Penumbras, Ruta gastronómica…

ADARVE, Rafael Morales, ha enriquecido el impagable oficio de difundir la cultura de nuestro patrimonio, inventándose seductoras maneras y formas de mostrarnos un contenido conocido y reconocido.
Rafa ha tenido la habilidad de incorporar a la Historia con mayúsculas, una sucesión de “historias” que, aún nadando entre la leyenda y la rigurosidad histórica, se adhieren al patrimonio cultural sin complejos, cautivando al auditorio, como ocurre en su estupenda ruta de Carmona en penumbra, a la que tuve la suerte de asistir una noche, excepcionalmente fresca, de Agosto (apuesto lo que sea a que fue Rafa quién contrató al frío para hacer aún más peculiar una noche de verano por las calles de Carmona).

Enhorabuena Rafa, y gracias por enseñarnos que, a pesar de todo, querer es poder.

Escrito por Manolo Martínez

sábado, agosto 22, 2015

De vacaciones en San Sebastian (2)


Aterrizamos en el País Vasco haciendo sonar tres veces la campana de la ermita de San Juan de Gaztelugatxe, como manda la tradición. Total, solo fueron 241 escalones escalando el mar. Luego, con los pulmones llenos de aire salado, llegamos a San Sebastian, a la vital bulla del Boulevard, a los puentes sobre el río Urumea, a los mercados de la Bretxa y San Martín, al hermosísimo casco antiguo, a la catedral del Buen Pastor, al ambiente inmejorable de una ciudad hecha para vivirla.


Que lo primero que veas al despertar sea un cachito de cielo, es uno de los muchos privilegios que nos regalaron en el País Vasco. 

sábado, agosto 15, 2015

El balcón embustero

Tenía las piernas tan largas como la risa de un niño. Todas las tardes, a la hora de la merienda, se contoneaba, delante de su balcón, dejando que su minifalda ardiera en su frente. Gumersindo la aguardaba sentado, junto a la mesa camilla, escondido tras la organza del visillo. Una rebanada de pan, untada de nocilla, le añadía años al trazarle un bigote de chocolate en cada mordisco. Cada tarde se repetía el ritual, justo cuando el cuello de Gumer trasladaba su cabeza hasta la frontera del cristal del balcón, aparecía su madre, por detrás y, de un guantazo, hacía que su frente chocara contra el vidrio mientras le inquiría:
- ¿Qué miras?
- Nada, mamá, nada (la aliviaba Gumer tras su mentira)
Treinta años hicieron falta para que aquella visión de infinitas piernas subiera las escaleras de Gumersindo, se quitara la minúscula minifalda y se pusiera la bata de guatiné, tres docenas de rulos encima de la cabeza y, por las tardes, se estacionara detrás de él para atizarle en la nuca, aplastándole el cigarro contra el cristal del balcón, mientras le espetaba:
- ¿Qué miras?
- La vida,  mi amor, la vida...

Aquel balcón le había mentido. Quién ahora tenía tras su espalda nada tenía  que ver con aquella que se lucía allá abajo en la calle del deseo. Por eso, Gumer, cada tarde se sigue asomando a su balcón, buscando a aquella muchacha que tenía las piernas tan largas como la risa de un niño.

domingo, agosto 09, 2015

No confundir filosofar con fisiologar


                 

Este baño está en el fin del mundo, en un hotel de Finisterre, una vista sin par para filosofar.

Y a pesar de ser cosas tan distintas, pueden acabar matrimoniándose ambas, en los asentamientos diarios, bajo la luz ténue del cuarto de baño.
Puede que la denominación del trance, sea injusta y nos confunda. Lo escatológico de sus fonemas nos hace olvidar las bondades de su ejecución. No existe un acto menos egoísta, y más desprendido, que el que nos ocupa. Si se pudiese derogar ese bautismo torcido, y buscarle un seudónimo fiel a su natural designio, no habría reparos en hacerle partícipe de cualquier conversación, sin que el rubor fuese el efecto secundario adherido al pronunciamiento de su nombre. Ni que fuera Lord Voldemort. En la soledad del baño, con los pantalones esposando los tobillos, y con la postura del Pensador de Rodin, divagamos sobre el texto a elegir en la biblioteca del baño. Geles, champús, desodorantes, colonias, aceites, hidratantes, exfoliantes…la elección se corresponderá con la urgencia, y viabilidad, que ese día precise el proceso. En las resoluciones rápidas, los textos de las colonias son los mejores. Escuetos, de fácil comprensión (agua de colonia, punto). Si por el contrario, el fallo se dilata, los geles suelen vestirse con etiquetas más abundantes en sus consideraciones, haciéndonos más amena la espera :”Déjese seducir por nuevas sensaciones en la ducha, este gel está enriquecido con extracto de miel y leche hidratante, ingredientes utilizados desde la antigüedad, con extractos de esto y de aquello y lo de más allá. Dermatológicamente testado”. A continuación se repite el texto íntegro en 4 idiomas, con lo que de camino que…nos hacemos políglotas.
Y, en cuando finiquitamos el conflicto con el final de nuestro tubo digestivo, con un postrero aprieto, mientras adherimos nuestros muslos desnudos, a la fría blancura de nuestro íntimo solio, nos inundan las palabras de Marguerite Youcenar en su Memorias de Adriano, cuando aseveraba que no somos más, que una amalgama mal compuesta, de fluidos y podredumbre. Y mientras el cinturón nos regala un agujero más, nos relajamos con el rumor del agua cañería abajo. Con qué poco somos felices.
                                                                                         Escrito por Manolo Martínez

miércoles, agosto 05, 2015

Loquillo, Santana, Rodríguez de la Borbolla y yo


Huyendo del calor me escapé con la familia a San Sebastian, Donosti pa los amigos.
Entre el buen dormir (se necesitaba el abrigo de una manta), y el buen comer que, sobre todo en la calle 31 de Agosto te ofrecían los innumerables bares de pintxos, el resto de la jornada te pedía pasear. Y en una de esas caminatas, justo en la desembocadura del Urumea, ví a Loquillo pasear su incipiente barriguita cervecera, pegado al siempre enfadado Cantábrico. No pude remediarlo: - “Loquillo, eres el mejor”, le espeté, y él, casi sin mirarme, me respondió: - “Gracias”, pero no con esta voz mía menuda, sino con la suya rotunda: GRA-CIAS…La ostia, peazo de tío, y peazo de voz, le dije a mi Ángel, que no dejaba de medirlo con su mirada.Les juro que en mi vida he escuchado una sola canción de Loquillo, pero me pierde un famoso de cerca. Lo mismo le  dije a Santana, el mítico tenista, al salir de una caseta de la Feria de Sevilla, hace ya un buen puñado de años, y eso que jamás he visto un partido de tenis más allá de los dos primeros juegos. Tampoco escapó a mis lisonjas el expresidentes de la Junta, Rodríguez de la Borbolla, cuando esperaba el paso de la Hermandad de San Blas en Carmona-“Uno del partido”, le solté para estrecharle le mano, cuando jamás he estado afiliado a ningún partido (otra cosa son mis valores). Otro día, al salir de una atracción de Isla Mágica, me encontré a Antonio Burgos, colaborador del ABC, al que saludé, y mentí, al comentarle que esperaba ansioso sus artículos en el citado periódico. Por Dios, jamás fuí seguidor suyo, pero es superior a mí, me pierde el  aura de las celebridades, mira que soy endeble, infundado y frívolo, pero no puedo, que no puedo remediarlo. Carmen, ¿dónde andas?, que necesito ver gente con glamour.

domingo, julio 19, 2015

Mucha técnica, mucha altura...pero no somos nada

Dos dedos de barro le bastan a este Buda para ridiculizar nuestro supuesto progreso, mientras el silencio del cielo se traga de un sorbo las revoluciones del cuatrimotor volador. Paradójicamente es el mismo hombre que engendró a Buda, el que ahora intenta sobrevolarle. Este empeño estéril por alejarnos de nosotros mismos precisa de la cordura de Virgilio cuando amaina nuestras insatisfacciones con solo tres palabras: Spes Sibi quisque (Cada cual es su propia esperanza). Ahora haz tus ejercicios de Tai chi, sal con tus amigos y riega este pensamiento con whisky barato. Luego, de vuelta a casa repítete compulsívamente: "Spes sibi quisque". ¿Qué whisky bebería Virgilio antes de parir esta obviedad? Seguro que era un buen reserva, (teniendo en cuenta que era de hace unos 30 años antes de Cristo, que es cuando Virgi andaba por la tierra) En fin, que da igual que te refugies en la meditación, como que te vuelvas un adorador del capital,  que sobre las doce de noche, cuando te metes en la cama, solo quisque  te acompaña, eso...si no te conviertes en calabaza. 
Escrito por Manolo Martínez

domingo, julio 12, 2015

MENTIR


La cándida caricia de esa niña no es moco de pavo, es la viva imagen de la mentira.
Esas cínicas trenzas dan el beso de Judas al reo emplumado, antes de ser ejecutado ante un pelotón de barrigas hambrientas. Mentir se ha convertido en algo tan "natural" como este alegórica fotografía. Si se pudiera abrir una windows, a los pies de la palabra mentira, en la que se desplegaran todas sus miserias a modo de propiedades, sin lugar a dudas, el primer lugar lo ocuparía el siguiente rasgo: "Mentir es presuponer que el cerebro del hipotético engañado tiene un tonelaje, o aforo, inferior al del mentiroso, sofisma que nos lleva a una verdad inapelable: la inteligencia emocional del embustero, es infinítamente menor que la del presunto burlado" 
A lo que el pavo arguyó: "Glu-glú, glu-glú...."
   (A todas los mentiros@s del mundo, especialmente
 a los políticos que acarician a los votantes,
para luego desplumarlos)

domingo, julio 05, 2015

CULO VEO, CULO QUIERO

 
El "culo veo, culo quiero" es el mantra de una sociedad que se ha entregado a los brazos del consumismo absurdo. Como guardianes de esta falsa religión, l@s adolescentes, que necesitan conseguir el móvil de última generación, o las zapatillas deportivas que descubrieron hace cinco minutos en twitter. Es su modus vivendi. Los científicos defienden que, esta urgencia por adquirir lo que el vecino ya disfruta, depende de las neuronas espejos. Otros menos teóricos atribuyen este sinvivir nalguero a una pandemia sin cura, la estupidez de los caprichosos. Aunque, a mi modesto entender, existe otra circunstancia que determinará que, el antojo sea, o no, irreprimible: las excelencias del "culo" avistado.   

domingo, junio 21, 2015

Como un niño con zapatos nuevos

Hoy empieza el verano, y estoy como un niño con zapatos nuevos, por eso lo quiero inaugurar con los versos de una vieja canción: Fresas, cerezas y el beso de un ángel en primavera. Mi vino de verano está hecho de todas estas cosas”. De todas estas cosas y de algunas más, todas ellas vestidas con este calor insoportable que nos hace bajar al mínimo la actividad. Y es en ese sopor, donde se esconde lo más hermoso de cualquier verano, la novedad, el saber que tenemos dos meses inexplorados por delante, sin rutinas invernales. El verano está lleno de secretos, disfrútalo entre fresas, cerezas y besos, vengan de donde vengan. 

jueves, junio 11, 2015

RATONES

Me desperté temprano y con ganas de hacer deporte. Calzonas, camiseta, calcetines y zapatos de deporte. Empecé a bajar las escaleras y, hacia la mitad  del descenso, una especie de chillido fino me detuvo. Me quedé quieto, con la oreja alerta, a ver...ahora ya no lo percibía. Seguí bajando escalones y volví a escuchar aquellos diminutos ruídos. No cabía duda, eran ratones. Pero, ¿dónde? Agucé el oído, me volví a inmovilizar y de nuevo el silencio. Eran listos los jodíos. En cuánto dejaban de escuchar mis pasos y, a sabiendas de mi intento de localizarles rastreando sus vocecillas chillonas, se callaban. Pero ya no podía irme a correr tranquilo. Tenía ratones en la casa, ¿cómo dejar a mi mujer y a mis niños abandonados a su suerte ratonil? Seguro que, en menos que canta un gallo, les tenía localizados y ejecutados. Inicié mi persecución acústica por toda la casa. Allá donde entraba, los chillidos me acompañaban, en el salón, en la cocina, en la cochera, en el baño…¡ostia, tenía la casa minada de roedores! Pero algo no cuadraba. Mientras yo andaba, los ratones hablaban, en cuanto me quedaba quieto, callaban.
Y entonces se hizo la luz en mi sesera. No es que hubiera ratones por toda la casa, es que los ratones estaban en mis zapatos. Por eso, cuando yo caminaba, les pisaba, y chillaban, y al quedarme quieto, se relajaban. ¡Ostias, ostias, ostias! Me quité los zapatos con los propios pies. No quería tocarlos siquiera, y los lancé al patio, lejos de mí. Tras unos segundos, esperando que salieran los puñeteros bichos, procedí a la inspección de mis zapatillas de deporte descubriendo, oh bochornoso hallazgo, que las cámaras de aire de mis zapatos estaban pinchadas y, al andar yo, expulsaban el aire  emitiendo unos pitidos que  mis pocas luces habían confundido con chilliditos de ratones, de ahí que los ratones fuesen dónde yo iba, y callasen cuando yo me quedaba quieto. Pa haberse matao.

Esto ocurrió realmente una mañana de domingo del año de nuestro señor dos mil quince, el mismo año que la Pantoja obtenía su primer permiso carcelario, Lituania ingresaba en la eurozona, la Gahona fue a Supervivientes, y se celebraron las elecciones municipales

martes, junio 09, 2015

Las cosas han cambiado

Pero las cosas han cambiado.
Míralas
en su desconocido firmamento

                                                                   No olvides que 
                                                                   el cinismo flota
                                                                   como un ahogado.
                                                                                                      

Levántate,

gobierna tus caderas, comienza el día
por una decisión
donde arriesgar tu nombre.

Luís García Montero








miércoles, mayo 27, 2015

A ESPERANZA AGUIRRRE, MON AMOUR. ( El arte de tener siempre la razón, o como salirme siempre con la mía)





El arte de tener siempre razón

(o como salirme siempre con la mía)




Hay una especie, en peligro de extensión, que se caracteriza por querer llevar siempre la razón, aunque, como al mastodonte de la foto, las evidencias lo dejen en una posición grotesca. 
  Schopenhauer, el genial filósofo alemán de los pelos tiesos, desmenuza en un delicioso tratado, tres docenas de estratagemas para que, esta ridícula tribu, aprenda a defender que la razón está siempre de parte de su lado. 
Una de estas artimañas invita al fanático en cuestión, a desconcertar al adversario mediante un raudal insensato de palabras. Esta estratagema se basa en el hecho de que:
Habitualmente el hombre cree, si solo oye palabras, que también debe encontrarse en ellas materia de reflexión”
“Así, pues, si él tiene secretamente conciencia de sus propias debilidades, si está acostumbrado a oír toda clase de cosas que no comprende a la vez que finge comprenderlas, podemos impresionarle soltándole con aire muy serio tonterías que parecen cosas sabias o profundas.

Pero, puede que la argucia más descarada sea aquella en la que, el intransigente, al darse cuenta de que el adversario es superior, y de que no va a ganar, hay que decir cosas descorteses, ofensivas y groseras. Ser descortés consiste en abandonar el objeto de la disputa (puesto que se ha perdido la partida) para pasar al adversario y atacarlo de una manera o de otra.


Nada iguala para el hombre el hecho de satisfacer su vanidad, y ninguna ofensa es más dolorosa que el verla herida”

sábado, mayo 23, 2015

ES LA VIDA, NO LA GUERRA


Estaba tan dentro,
que apenas podía respirar,
y ahora... tan fuera,
que las ideas lidian sin tregua
por abrazar, a diario,
la vida.


Los poetas tienen una dificultad contra la que luchan diariamente, y es su ensimismamiento.
Estas criaturas prehistóricas, viven en sus cavernas emocionales, intentando construir un mundo mejor a golpe de versos y suspiros. Este litigio estéril puede llevarles a la travesía infernal de una novida llena de decepciones, sorpresas y yerros. Pero, como todo bicho viviente, el poeta, un día, bendito día, se muere, firmando en ese mismo momento el armisticio consigo mismo. No ha  esperado, ni de coña, la empalagosa navidad, ni siquiera avisó al puñado de incondicionales que le lavaban sus estúpidas heridas de guerra, con frases hechas y miradas tiernas. Ahora los besos no son  golondrinas carmesíes que unen sus alas, ahora sus besos son de tornillo. Hoy, las mañanas las va llenando de cafés, de risas, y de tentaciones, tantas como horas tiene el día. Al poeta le han puesto una querella sus poemas, pero como está muerto. Es la vida, no la guerra

martes, marzo 24, 2015

EN EL KARMA, desde el 26 de MARZO al 26 de ABRIL




En una fotografía de Fernando cabe la vida, entera. Dentro de su cámara de fotos se apretujan las calles iluminadas, gatos que regentan la noche, , tardes de domingos, cabras... y cabrones. Fernando protesta con su objetivo cuando acompaña a una inmigrante con derechos extirpados, o nos muestra la charla de dos pájaros, mientras un abuelo busca la verdad debajo de sus canas. Fernando es un fotográfo comprometido, y abre su objetivo a las injusticias que se tropieza en cualquier rincón de su pueblo. inmigrantes e indigentes son protagonistas de muchas de sus instantáneas. A Fernando le gusta quejarse en blanco y negro, y nos regala en el mismo pack, verdad y nostalgia, injusticia y belleza.
Pero tanto trabajo bien hecho me ha supuesto un problema, solo encuentro 69 palabras cada vez que observo una foto tuya, lo siento, Mira que lo intento una y otra vez, pero las palabras se esconden, se matrimonian, o simplemente se van a otras fotos. Te prometo buscar muchas más, siempre que tú sigas metiendo al mundo en tu cámara.

Aprovechamos, Fernando y yo, para agradecer a Yoli, y a su marido, todas las facilidades que nos han dado para montar esta exposición en ese precioso lugar que ambos han convertido en el mejor local de copas de Carmona, Karma.

sábado, febrero 28, 2015

SER DE IZQUIERDAS ES, HOY, UNA NECESIDAD

Decía Pablo Neruda que él no llevaba un dogma debajo del brazo para tirárselo a la cabeza a nadie. La derecha no lee a Pablo Neruda, está claro. Están tan rellenos de dogmas, que dan ganas de comérselos. Uno de sus sofismas más cacareado es aquel que defiende que el crecimiento económico precisa de una reforma laboral, mentira que se ha desmontado por sí sola años después, cuando comprobamos que, efectívamente ha habido un crecimiento, el de los beneficios de los bancos y las grandes empresas a costa del abaratamiento del despido, o directamente  el despido libre. Si ustedes quieren contrastar lo que la derecha nos vende, hagan una cosa: apunten la retahíla de fantasías que a diario recitan los gobernantes como logros conseguidos estos tres últimos años, luego, sin soltar el papel, visiten a media docena de vecinos, familiares o amigos, y pídanle opinión sobre lo dicho por nuestros gobernantes. Ni una coincidencia, ¿verdad?
   Pues ya lo tienen ustedes claro, si queremos ser conscientes de los avances o retrocesos, de la mejoras o empeoramientos, sólo miremos a nuestro alrededor, quizás no sea necesario ni preguntar, sólo observar las colas en las urgencias, los paseos de nuestros pueblos repletos de parados, y las universidades cada vez más vacías, Eso son sus logros, esa es la verdad, el resto es mentira. Repiten con un cinismo poco brillante que su mala gestión solo es la consecuencia de lo que heredaron de gobiernos anteriores. A uno no lo eligen Presidente del Gobierno, o Alcalde, para que se le pasen los cuatro años de la legislatura diciendo lo mal que lo hicieron los anteriores. Simplemente es una perogrullada. Supuestamente ustedes están en el gobierno para hacerlo bien, mejor que sus predecesores. Háganlo sin más.
   Ser de izquierdas, hoy, ha pasado de ser una ideología a ser una necesidad, Hay que recuperar todos los derechos hurtados a los trabajadores, hay que propiciar que todo el que lo desee, y esté capacitado intelectualmente, tenga acceso a una formación gratuita.
  Votar a la izquierda es darnos la oportunidad de hacernos escuchar, utilízala, y no olvides que, en Carmona, tenemos una mujer capaz de abrirnos de par en par esa casa en la que todos cabemos, la  izquierda.

      Encarni es tu voz,  y tú, el dueño de tu voto


quizas te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...