CARPE DIEM



Dentro de veinte años, lamentarás más las cosas que no hiciste, que las que sí hiciste. Así que, suelta amarras y abandona el puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. Explora. Sueña. Descubre.


sábado, enero 23, 2016

Las cosas han cambiado


Las cosas han cambiado y ya no hay vuelta atrás. Es así y punto, o punto y pelota, como dice mi mujer cuando pone el punto final a una disputa. Ahora cocina él mientras ella pasa repaso a las tropas. 
Canjeamos posturas quedándonos en cueros ante los nuevos roles. Y no pasa nada, salvo que las miradas cambian de propietario, y las manos se inquietan ante la permuta de faenas. Tan seductor es rebañar como estirar para mirar. Dejar la puerta abierta a nuevas primeras veces es haber aprendido a vivir, buen provecho.

 Escrito por Manolo Martínez.

domingo, enero 17, 2016

Chaqueta y corbata





Todavía, a mis años, me sorprende el "poder" que tiene una chaqueta y una corbata. Ves a un político sin corbata y te da cercanía, pero le quita seriedad. Si le quitas la chaqueta, ni te cuento. Da igual que su discurso sea brillante, sus ideas rompedoras, y sus argumentos irrefutables, si no lo comunica luciendo chaqueta carece de credibilidad. Y esto es así. Nuestras abuelas ya lo decían: "Según tus trapos así te trato". Chaqueta y corbata, corbata y chaqueta, y si no, no eres nadie Lástima, llegué a pensar que el talento, el conocimiento, el esfuerzo, la generosidad, el altruísmo o el intelecto, nada tenían que ver con un trozo de tela con forma de larga lengua, o con una americana, que es como  llamaban antes a las chaquetas . Pues no.
Ya saben, al carajo la Universidad, todos a Massimo Dutti, o Pertegaz.


Escrito por Manolo Martínez

domingo, enero 10, 2016

Andiamo

                                                                                             
  Volar juntos a diario, ser vecinos en el tiempo y en el espacio,  precisa del reposo. Y es ahí, en la quietud, dónde oteas el cielo, atisbas el precipicio, observas la circunstancia, y esperas que el viento te haga levantar de nuevo el vuelo, que no revoleteo, habiendo aprendido que, la única forma de volver a volar juntos, es que cada uno lo haga con sus propias alas. Andiamo.                                             
                                                                                                           Foto: Fernando Baeza
Texto: Manolo Martínez
              

viernes, enero 01, 2016

Banda de Música de Carmona "El Arrabal"


Mirar la vida a través de la música es casi un artículo de primera necesidad. Vestir la alegría con un pasodoble, aligerar la tristeza con una melodía, acompañar las risas con el redoble pícaro de un tambor, adornar un atardecer con un adagio, o despertarte con un allegro como vuelta a la rutina diaria, son patrimonio de la felicidad. La música deberían recetarla los médicos, como un bálsamo sin efectos secundarios, y venderse en las farmacias, en cajitas de música, una composición para cada mal. 

Carmona tiene la suerte de contar con una excelente banda que cumple tres impagables  funciones. La primera, meterle el gusanillo de la música a los niños, con sus clases de solfeo, su paciencia, y su generosidad para todo el que se acerca para disfrutar de la música. La segunda es ser una inmejorable embajadora de nuestra ciudad, paseando el nombre de Carmona por cualquier rincón de Andalucía, desde la señera Semana Santa de Málaga hasta un cada vez más numeroso reguero de pueblos esparcidos por toda la geografía andaluza, y la tercera, ser un estupendo elemento socializador, que propicia que los padres, parejas o amigos de  los componentes se conozcan, conversen, y compartan viajes y vivencias.

No quisiera deja pasar la ocasión de agradecer a su actual director, Antonio Sabín, su absoluta entrega a tan encomiable cometido. Tener la capacidad de transmitir a un niño el amor por la música es algo que no está al alcance de cualquiera. La técnica, el conocimiento del solfeo, la disciplina del ensayo…todo eso forma parte la formación adquirida por cualquiera que se dedique a la docencia, pero, lo que realmente empapa el espíritu de un niño, de un aprendiz, de uno que empieza en cualquier nueva ocupación son las maneras, la forma en que el profesor transmite los conocimientos. Antonio Sabín tiene ese don innato, ese agrado sempiterno, ese saber estar que le hace ganarse, aparte del respeto, el aprecio sincero de sus alumnos. Todo lo dicho sobre Antonio se le puede adjudicar sin ningún reparo a su mano derecha, Alexis, músico vocacional, paciente y cómplice de sus alumnos.
Gracias a ambos por hacer a nuestros hijos, a través de la música, mejores personas .

 Escrito por Manolo Martínez

quizas te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...