CARPE DIEM



Dentro de veinte años, lamentarás más las cosas que no hiciste, que las que sí hiciste. Así que, suelta amarras y abandona el puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. Explora. Sueña. Descubre.


domingo, julio 19, 2015

Mucha técnica, mucha altura...pero no somos nada

Dos dedos de barro le bastan a este Buda para ridiculizar nuestro supuesto progreso, mientras el silencio del cielo se traga de un sorbo las revoluciones del cuatrimotor volador. Paradójicamente es el mismo hombre que engendró a Buda, el que ahora intenta sobrevolarle. Este empeño estéril por alejarnos de nosotros mismos precisa de la cordura de Virgilio cuando amaina nuestras insatisfacciones con solo tres palabras: Spes Sibi quisque (Cada cual es su propia esperanza). Ahora haz tus ejercicios de Tai chi, sal con tus amigos y riega este pensamiento con whisky barato. Luego, de vuelta a casa repítete compulsívamente: "Spes sibi quisque". ¿Qué whisky bebería Virgilio antes de parir esta obviedad? Seguro que era un buen reserva, (teniendo en cuenta que era de hace unos 30 años antes de Cristo, que es cuando Virgi andaba por la tierra) En fin, que da igual que te refugies en la meditación, como que te vuelvas un adorador del capital,  que sobre las doce de noche, cuando te metes en la cama, solo quisque  te acompaña, eso...si no te conviertes en calabaza. 
Escrito por Manolo Martínez

domingo, julio 12, 2015

MENTIR


La cándida caricia de esa niña no es moco de pavo, es la viva imagen de la mentira.
Esas cínicas trenzas dan el beso de Judas al reo emplumado, antes de ser ejecutado ante un pelotón de barrigas hambrientas. Mentir se ha convertido en algo tan "natural" como este alegórica fotografía. Si se pudiera abrir una windows, a los pies de la palabra mentira, en la que se desplegaran todas sus miserias a modo de propiedades, sin lugar a dudas, el primer lugar lo ocuparía el siguiente rasgo: "Mentir es presuponer que el cerebro del hipotético engañado tiene un tonelaje, o aforo, inferior al del mentiroso, sofisma que nos lleva a una verdad inapelable: la inteligencia emocional del embustero, es infinítamente menor que la del presunto burlado" 
A lo que el pavo arguyó: "Glu-glú, glu-glú...."
   (A todas los mentiros@s del mundo, especialmente
 a los políticos que acarician a los votantes,
para luego desplumarlos)

domingo, julio 05, 2015

CULO VEO, CULO QUIERO

 
El "culo veo, culo quiero" es el mantra de una sociedad que se ha entregado a los brazos del consumismo absurdo. Como guardianes de esta falsa religión, l@s adolescentes, que necesitan conseguir el móvil de última generación, o las zapatillas deportivas que descubrieron hace cinco minutos en twitter. Es su modus vivendi. Los científicos defienden que, esta urgencia por adquirir lo que el vecino ya disfruta, depende de las neuronas espejos. Otros menos teóricos atribuyen este sinvivir nalguero a una pandemia sin cura, la estupidez de los caprichosos. Aunque, a mi modesto entender, existe otra circunstancia que determinará que, el antojo sea, o no, irreprimible: las excelencias del "culo" avistado.   

quizas te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...