CARPE DIEM



Dentro de veinte años, lamentarás más las cosas que no hiciste, que las que sí hiciste. Así que, suelta amarras y abandona el puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. Explora. Sueña. Descubre.


miércoles, abril 26, 2006

EN EL DENTISTA

La culpa era de la leche condensada . O de la docena y media de dulces que engullía cada semana . No , no , no , era la de la media tableta de chocolate que cada tarde pasaban a mejor vida , esófago abajo . O tal vez fuera de las seis cucharadas de azúcar con que vestía cada mañana las rebanadas . de pan frito
¡ Qué más da , quién fuese el culpable! La tragedia se había consumado .No había escapatoria . Estaba allí , clavado en aquel sillón clonado veinte veces , y rodeado de veinte caras dolorosas . Algunos se sujetaban la mejilla , como si de un momento a otro se le fuese a caer . Otros soplaban cada 30 segundos , intentando echar con el suspiro el dolor atenazante .
Todos estaban allí , unidos por un mismo problema . Pero a él ¡ qué le importaban los demás ¡ . Sólo le importaba aquella maldita muela . ¿ Cómo se podía siendo tan pequeña , causar tanto dolor ? . Era insoportable . Diez dentaduras esperaban su turno , cuando un chirriante ruido inundó la sala de espera.

- ¿ Qué es ese chirrido infernal …? ¿ Una limpieza ,dice usted ? . Pero ,
¿ con qué diablos limpia ese hombre ?.

El miedo abrióle las puertas a la fértil imaginación , y comenzó el soliloquio :

- ¿ Porqué utilizan nuestra boca como una mesa de barbacoa ? Nos meten en 10
centímetros ,de todo : algodoncitos , cuñas interdentales , hilo , un grifito absorvente, diez dedos licenciados y otros diez ayudantes . Desde luego hay que ser un artista para meter en aquel espacio tanto horror . Châpeau , para el mago

- Y cuando nos piden : - Enjuáguese y escúpalo .
Uno , no da con la boca adormilada , y se echa medio vaso en el babero y el otro
medio nos rebosa , labio abajo , mientras la señorita no nos quita la vista de encima .
Un poco de intimidad , por favor…

- Pero , porqué en muchas clínicas dentales , el paciente nunca sale
por la misma puerta por la que entró . Si es que sale .



Estando embuido en estas disquisiciones le nombraron , pero se hizo el sordo.
Su madre , de un tirón , le sentó en el sillón de las torturas .
Cuando vio acercarse al odontólogo , con su mascarilla impoluta , se le vino a la cabeza la imagen de Michael Jackson , (¡ vaya tontería ¡) .

Al empezar , éste , a urgar en su boca , con el mondadientes metálico y provisto de espejito , exclamó :

- Señora , lo de su hijo no es una boca , es una alcantarilla .

- Pues mire usted , que yo le insisto cada día en que debe lavarse
la entaura , pero como si ná .Ya sabrá usted como son los hijos…,
doctó . Pero bueno , los de leche , le saldrán de nuevo ¿ no?.

- ¿ Qué edad tienes .? ( Le preguntó el dentista al hijo boquiabierto )

- Teinta y dó , cumpo la semana que vene . ( Balbuceo el hijo con la boca dormida )

- ¿ De leche , dice usted ? ( Ironizó el dentista ) . Pues va a ser que no .

(martinezmanolo63@hotmail.com)

1 comentario:

Helena Sanz dijo...

Que gracia con la imagen y aun mas con la anécdota... por eso no me gusta ir al dentista u.u
Valla suerte que algún día tendré que ir...

quizas te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...