CARPE DIEM



Dentro de veinte años, lamentarás más las cosas que no hiciste, que las que sí hiciste. Así que, suelta amarras y abandona el puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. Explora. Sueña. Descubre.


domingo, abril 17, 2016

La cabaña de Ángel


Cada mañana, cuando dejo a mi Ángel en el colegio, nos encanta mirar esta cabaña. La bautizamos como La Cabaña de Ángel. Aún no tenemos las escrituras, pero tampoco las necesitamos, porque es nuestra todos los amaneceres de lunes a viernes. Y lo es, porque hay cosas que las haces tuyas sin necesidad de comprarlas, símplemente  porque unimos nuestros corazones al contemplarla, bajo la niebla, o  bajo el sol. 
A mi hijo Ángel

(Escrito por Manolo Martínez)

3 comentarios:

Margarita HP dijo...

Pues en efecto, no creo que necesites escrituras, sino más bien, ese deseo compartido. Buena vista sin lugar a dudas. Además, los recuerdos de la niñez a veces perduran hasta la madurez y más allá, es posible que siga llamándose "La cabaña de Ángel" aun después de terminar su etapa de colegio y comenzar etapas mayores. Muchos besos :)

Mª Dolores Martinez Martinez dijo...

Yo creo que todos tenemos un recuerdo que hicimos nuestro en un momento determinado y con el paso del tiempo ha permanecido en la memoria como propio. A mi me sucedió con una vieja casona que hace un montón de años que no existe y en la que inventé un montón de historias maravillosas. Siempre que paso por delante del edificio que ahora la sustituye me acuerdo de ella y lo magnífica que fue.
Un beso.

laportademanolomartinez dijo...

Dejé de ser nostálgico hace años, pero construir recuerdos es tan hermoso como necesario. Me agrada mucho que sigas entrando en mi blog. Un beso antequerano.

quizas te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...