CARPE DIEM



Dentro de veinte años, lamentarás más las cosas que no hiciste, que las que sí hiciste. Así que, suelta amarras y abandona el puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. Explora. Sueña. Descubre.


viernes, julio 20, 2018

LA PLAYA DE CARMONA


Tiene Carmona una playa redonda y sin arena. Unas  sombrillas gigantes y verdes, la custodian gratis y perennes.Tumbonas de hierro perforado, se alquilan por el módico precio de unos minutos de paciente espera. Un litoral circular nos oferta en sus pequeñas calas, una visión lúdica de la vida. Sobre las barras y veladores, desfilan seductores gambas, calamares y caracoles. Todos debídamente uniformados con manzanilla, rioja o una cerveza, rubia y fría como la Merkel. El  termómetro  cacique afloja un milímetro las riendas, y haciéndole un guiño a Eolo, alivia un sudor caudaloso .Al final  de una parábola, un iglú de asfalto nos conmina a visitar su interior. Sabores a fresa, limón y vainilla, toman cuerpo en las manos artesanas de unos valencianos de Carmona.
Siguiendo una trayectoria curva, llegamos a la última orilla de nuestro peculiar litoral. En ella conviven, anclados, los dos buques insignias de nuestras vidas: la salud y la fortuna. Cada uno en un extremo, separados por ese remedio intermedio, que son las sucursales de Baco. Con la tarde, baja el sol y sube una “marea humana”, que inunda ésta, nuestra playa de Carmona. Un faro sonoro, que no luminoso, guía a los navegantes de la noche, a golpe de campana.


 En apenas  una hora, balones y bicicletas, llenan la redonda playa, y hacen de astados rodantes, que cornean una y mil veces, a veinte torerillos valientes, de goma y sin sangre. Un cielo generoso,  aúna a todas las  almas. Y la misma Luna que mira esta noche de verano un jeque  árabe desde su yate de eslora infinita en el puerto de Marbella, es la que yo veo sentado en la terraza del Goya, “jartito” de boquerones.
 Claro que el jeque no tendrá que levantarse mañana a las 7, por lo demás…
 Cruzamos, sin corazas ni precauciones, unas murallas, antaño infranqueables. La  puerta de casa nos pide la contraseña. Nosotros, al tercer intento, se la damos en forma de llave.
Una  almohada  paciente escucha nuestras quejas reencarnadas en bostezos y ronquidos. Son las 2 de la mañana cuando Morfeo nos convence. Sobre las 6 a.m., motos, coches y gallos insomnes, bombardean nuestros oídos y nos expropian el sueño. Por decreto, como debe ser. 

Manolo  Martínez


Redonda*...(referido a la rotonda, claro, pues la plaza, como bien me han corregido es cuadrada)

6 comentarios:

Nati Suarez Saucedo dijo...

Me ha trasportado a mi plaza arriba en las noches de verano de mi onfancia . Cuanta añoranza de mi playa redonda y esas noches de paseo y juegos en ese coso de arena sin mar y sin toros . Gracias

EL Corzo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Da gusto leer estos artículos tan bonitos y tan bien escritos, yo por poner un pero a este artículo, la plaza de arriba no es una plaza redonda, ya que por la alineación de sus fachadas es una plaza cuadrada, solamente la apreciamos circular porque tiene una rotonda dentro de ella, un saludo y muchísimas gracias por este artículo tan bien escrito.

laportademanolomartinez dijo...

Gracias por la lectura y por la apreciación. Aunque no sea acertada mi definición, creo que la mayoría de la gente cuando se refiere a la plaza piensa en la rotonda redonda. De cualquier forma llevan ustedes la razón. Un saludo

Antonio Siebenundfünfzig dijo...

Tus artículos Manolo son esa brisita fresca a orilla de cualquier playa o plaza como la de arriba. Gracias por regalarnos estos momentos. Un abrazo

ESPERANZA RODRIGUEZ dijo...

Qué bonita playa, Manolo. Felicidades por el artículo. Ojalá siga llenándose de niños, padres y abuelos. Que la marea siempre los traiga.

quizas te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...