CARPE DIEM



Dentro de veinte años, lamentarás más las cosas que no hiciste, que las que sí hiciste. Así que, suelta amarras y abandona el puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. Explora. Sueña. Descubre.


domingo, noviembre 13, 2011

SIGUIENDO A LA MANADA

Refugiándonos en la definición de manada como el conjunto de animales de la misma especie, generalmente salvaje, que están juntos, o se desplazan juntos, entre tú y yo, ¿a que también sigues a la manada? No lo niegues, si sólo es un instinto natural de pervivencia, no hay porqué avergonzarse de lo que forma parte de la naturaleza. Hay que sobrevivir, y para ello, nada como mimetizarnos con el grupo, unir nuestra voz a las mayorías, vestir los últimos vaqueros que lleva Brad Pitt, y cuando llega Navidad, ver Mujercitas e inundarnos la cara de besos que saben a gambas, tabaco, y al Rioja que al cuñado le ha sobrado de la cesta que le regalan en el trabajo. Seguimos a la manada, porque es más fácil vivir sin disentir, sin alzar la voz, sin dar un guantazo en la mesa, o sin sacar los pies del tiesto. Eso es para esa gente rara, indignados, hippys, gente con zarcillos en las ideas. La manada se mueve por impulsos: allí hay agua, allí hay amor, allí hay votos, allí voy. Y, como de lo que se trata es de hospedarse en los días, de sostenerse, de habitar algún deseo, de tirar, ¿para qué decir lo que verdaderamente pensamos, o sentimos?, mejor callar y tirar palante, como sea. Es más liviano permanecer con la manada, es más llevadero decir sí wana. La realidad, es una maratón para la que no siempre estamos preparados. Por esto, refugiarse en la manada, es un recurso para intentar llegar vivos a la muerte. Lo peor es cuando, sin saberlo, la manada pasa a ser rebaño, cuando, los balidos ocupan el mismo aire, que hace nada ocupaban los rugidos, que aunque, de manada, al menos tenían empaque.

- Mira que te dije que pidieras anís de los Hermanos, que esto es garrafón, y mira las cosas que dices.

- Bueno, vámonos a votar antes de que se me pase.

3 comentarios:

Loles dijo...

Mira Manue que a mi edad, sea de esa clase de gente rara, "Ingdina" hippys, aunque los sarsillos siempre los lleve, claro antes era "obligao" ninguna niña podía ir sin Sarsillos...pues bien aunque valla contra corriente no marchare con la manada, bastante tiempo me toco decir amen.

felicidades

P.D estoy a punto de que mis pinzas sean tan "mora" como la túnica de un nazareno

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Manolo!
Una lectura muy entretenida.
Y como muy bien dices, al margen de otras cuestiones, lo peor es cuando la manada pasa a ser rebaño...

Saludos de J.M. Ojeda.
Buen puente.
P.D.Recuerdos para el Carmoné

Anónimo dijo...

Manolo, Serrano se ha matado a sí mismo(el muy...); tú no escribes desde hace un mes ¿qué carajo está pasando? ¿crisis creadora? ¿crisis de la edad? ¿qué cara--(taco) os está pasando?.

quizas te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...